El libro de Evelio Henao

El libro de Evelio Henao

"Una herramienta estupenda para reforzar los argumentos de ese ejército de espontáneos publicistas que defienden la causa de la Seguridad Democrática."

Miguel Barrantes me hizo llegar la obra de Evelio Henao, El fin de las Auc. ¿Verdad o ficción?, libro de referencia, esencial para conocer un proceso de paz real y bien temperado: el desmantelamiento pacífico de las Auc, comandadas por Carlos Castaño y Salvatore Mancuso.

Comparto con Henao cierta confraternidad intelectual. Hicimos parte del gobierno de la Seguridad Democrática y emprendimos, espontáneamente, sin que nos lo exigiera un contrato, la pedagogía pública sobre un proceso político, militar y judicial que pretendió, con relativo éxito, derrotar al terrorismo en Colombia.

Evelio, con pluma amena y técnicas y recursos de investigación notables, ilustra sobre la teoría que guio el proceso, sus vicisitudes, hechos y protagonistas. La obra reivindica una figura magnífica de Colombia, el Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, un apóstol convertido en héroe desterrado.

Como existe el texto de Evelio, publicado por Intermedio, una editorial de amplia cobertura nacional, mal haría yo en repetir su tarea: la refutación de los infundios de una campaña sistemática que adelantan políticos derrotados por Uribe, parapetados, para el efecto, detrás de la trinchera del periodismo.

Me refiero a políticos como los desmovilizados del Eln reunidos en la Corporación Arco iris; a los portales periodísticos de las Farc y del Eln; a candidatos no elegidos que escriben columnas cuyos bordes destilan odio por la figura del presidente de la Seguridad Democrática.

Evelio afirma que hay una campaña que pretende convertir en crimen de Estado lo que fue la desmovilización de una organización criminal enemiga del Estado. El autor, con cierto dejo de desilusión, dice:

"Los enemigos se propusieron hacer fracasar el proceso (contra el cual nunca expusieron un solo argumento) con tal de 'tirarse' a Uribe. (…) Paramilitar, asesino, son unas de las expresiones que más se han repetido en las manifestaciones callejeras, y no hay que hacer mayor esfuerzo para entender que gran parte de la oposición interna, algunos mandatarios latinoamericanos, apoyados por el presidente Chávez y la guerrilla colombiana de las Farc y del Eln, han montado toda su estrategia sobre el desprestigio de Uribe a nivel internacional".

El libro de Evelio Henao es una herramienta estupenda para reforzar los argumentos de ese ejército de espontáneos publicistas que defienden la causa de la Seguridad Democrática. Uribe y Luis Carlos Restrepo, los protagonistas por parte del Estado, aparecen en cada episodio como diestros negociadores, siempre inmersos en un preciso decálogo ético y legal.

Es eso, precisamente, lo que se echa de menos en la política de "la unión hace la fuerza" que hoy intentan adelantar Santos y su Consejero de Paz, Sergio Jaramillo. El presidente y el consejero tienden a caer en lo que los expertos en negociación de Harvard Mnookin y Fisher denominan una trampa mortal: suponer que en todo conflicto hay culpa de todos lados y que se debe compartir la carga de la responsabilidad.

Santos y Jaramillo, por lo demás, demuestran no estar alerta frente a estos tres retos de toda negociación: 1) evitar trampas emocionales que llevan a decisiones insensatas (como creer en la "bondad y altruismo del enemigo"); 2) analizar costos y beneficios de una política (aduciendo querer evitar las muertes actuales que produce el conflicto, no les importa sacrificar la democracia; lo que, como se observa en Venezuela, supone perder las libertades y tener muchas más muertes a mediano plazo); 3) saber abordar y resolver los problemas éticos y morales que surgen, con frecuencia, cuando uno está tratando de decidir si negocia con un enemigo (por eso exculpan a las Farc de todo).

Artículo de José Obdulio Gaviria
Publicado en El Tiempo, 19/06/2012

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar