Geografía política y próximos conflictos del siglo XXI.

Geografía política y próximos conflictos del siglo XXI.

La geografía política y los conflictos en el siglo XXI implican hoy dos regiones esenciales del globo, Oriente Medio y America Latina, esta situación tiene un  énfasis particular en las relaciones internacionales de dos estados, Irán y el Estado de Israel, con Venezuela el primero y Colombia el segundo. Los cambios globales buscan emplear la geopolítica y la geoestrategia como base para las relaciones internacionales, la primera por la conveniencia a nivel de gobiernos y la segunda a nivel de necesidades económicas, la religión es un punto aparte.

La situación internacional nos exige analizar la geografía política en referencia al conflicto irano-israelí y su posible expansión geopolítica, de igual forma la importancia de éste conflicto en los Estudios para la Paz, así como la posibilidad de analizar este conflicto desde un nuevo modelo de guerra, el Ciberconflicto. Este modelo es hoy el de un conflicto en principio pacifico entre iraníes e israelíes, sin embargo existe el riesgo de que éste pase del Ciberespacio a la materialización bélica y que trascienda su capo de batalla hasta llegar a Latinoamérica.   

Oriente Medio durante décadas ha sido y continua siendo la región más convulsa del globo, el terrorismo trasciende unas fronteras que pocos estados son capaces de controlar y de las que depende la existencia de algunos, como es el caso específico del Estado de Israel, al mismo tiempo es una amenaza la influencia que sobre la región  busca Irán con su programa nuclear. Actualmente existen dos potencias en el Oriente Medio y Próximo, Turquía por un lado e Israel el por otro, estas han constituido un equilibrio de poder militar que Irán intenta romper.

Otra de las razones que influyen en este conflicto son la cultura y dentro de esta la religión, hablamos de dos tipos de religión como esferas de influencia, el lado Judeocristiano y el Islam. El carácter occidental del Estado de Israel en referencia a su religión hace que éste se vea respaldado por las potencias occidentales para su acompañamiento en los foros internacionales, en esos espacios Occidente ha buscado frenar el programa nuclear iraní con sanciones que asfixien al régimen teocrático y eviten así pasar del Ciberconflicto a la confrontación bélica directa.

Las religiones convertidas hoy en sistemas de gobierno y en identificación cultural dominante entre las tres monoteístas apuntan al surgimiento de otro estilo de conflicto, uno estructurado en el regreso a la  religión como forma de identidad, pero al mismo tiempo una simbiosis entre ellas y los estados. Por esa razón encontramos que sociedades estatales con distinta identificación religiosa desarrollan relaciones internacionales otrora imposibles, es el caso de la alianza Irán-Venezuela.

Dentro de la anarquía de las relaciones internacionales de Wendt encontramos el realismo, el constructivismo, liberales, racionalistas entre otros, sin embargo hoy la teoría del choque de civilizaciones de Hungtinton viene a ser la teoría que materializa la nueva geografía política global. Es costumbre entre los pacifistas negar la relación entre la teoría de Huntington con los conflictos sobre todo en Oriente Medio y Próximo, donde incluso existen conflictos dentro del Islam mismo, entre sunníes y chiies.

Ahora bien, tomando como referencia la geografía política entre el Oriente Medio y America Latina con énfasis en Irán y Venezuela, observamos que son dos países con distinto arraigo religioso y cultural, sin embargo existe el enemigo común, los Estados Unidos e Israel. El intercambio de intereses políticos y discursos entre los gobiernos de Irán y Venezuela tiene un lugar común.

En el caso de Venezuela, el Estado de Israel es un enemigo por extensión de igual forma que la misma Venezuela es un aliado para Irán, es una dinámica de ida y vuelta que a su vez afecta a otros países bolivarianos que también miran hacia ese enemigo común, Bolivia, Ecuador, Nicaragua son algunos.

La vuelta a la religión como sistema de gobierno no es una cuestión nueva, ya Guilles Kepel nos había advertido sobre ello, esa vuelta tuvo su culmen en Oriente Próximo durante la guerra fría con los Hermanos Musulmanes de Sayyid Qutb en el Egipto de Nasser, hoy esa vuelta lejos de desaparecer se acentúa, estamos ante el primer conflicto Ciberbelico entre dos religiones que, aunque parece manejarse de forma subterránea entre los implicados-como ya una vez lo afirmo el presidente Simon Peres- realmente se esta llevando a cabo a la vista de todos.

En esta nueva era de los conflictos y las nuevas tecnologías de la información en red como protagonistas, los virus informáticos, los drones nos obliga a llevar a cabo cambios en nuestro análisis científico, pues es evidente que estamos ante lo que el profesor Jordan denomina el nuevo rostro de la guerra.

Este nuevo modelo de conflicto nos plantea ¿como será posible entonces mantener la paz entre aquellos países que han firmado armisticios y, que son sociedades con formas de gobierno tan distantes políticamente como cercanos geográficamente? Nos planteamos entonces los nuevos movimientos políticos posteriores a las revueltas árabes y sus resultados. El peligro de que gobiernos anti occidentales lleguen al poder, ¿quienes serán sus aliados? La influencia creciente de Irán el Oriente Medio y Próximo y su intención de influir en estos nuevos gobiernos hacen peligrar tratados de paz como el egipcio-israelí.

En este escenario, los Estados Unidos tendrán que emplearse a fondo para promover el respeto al tratado de paz egipcio-israelí, si los Hermanos Musulmanes llegan al poder-como parece que sucederá-una posible alianza con Irán vendría a producir un peligro manifiesto en la región. Hoy la paz global depende en gran parte de lo que decidan los egipcios urnas.

 

La violación de Venezuela del régimen de sanciones impuesto a Irán por parte de la Comunidad Internacional, su colaboración con el régimen de Al Assad igualmente sancionado y su nueva fabrica de drones (aviones no tripulados) en territorio venezolano con tecnología iraní ponen en riesgo la paz en la región. Históricamente Latinoamérica y Oriente Medio y Próximo no son equiparables en materia de paz o de conflictos, sin embargo que Venezuela sobrepase los límites de su propia capacidad político-bélica y nos demuestra que estamos a la vuelta de las esferas de influencia que creíamos superadas en la post Guerra Fría.

 

 

 

 

Tania Rodríguez Morales.
Doctora en Paz, Conflicto y Democracia.
Universidad de Granada.
Universidad de Sofía.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar