Educación, un camino a la prosperidad

Educación, un camino a la prosperidad

Siempre he sostenido que la revolución en el Litoral Pacífico debe ser cultural. Y es que desde que nace, el ser humano inicia un proceso de aprendizaje que nunca termina y que involucra a la sociedad, la familia y al Estado.

La educación es una herramienta poderosa para generar igualdad, acabar con la pobreza, generar empleo y más seguridad.  Y desde la educación materna, preescolar, hasta los doctorados y especializaciones, puede afirmarse que es la senda hacia un país con mayores índices de bienestar, desarrollo, equidad y oportunidad. Una educación de calidad es el camino para la prosperidad.

Desafortunadamente, y como lo dice el doctor Raúl Cuero, invitado especial al evento INSTALACIÓN PROYECTO PACÍFICO COLOMBIANO, a realizarse el 4 de septiembre, ‘’falta crear una cultura de la creatividad, porque en nuestro país hay gente muy creativa, pero falta cultura, es decir que las cosas se practiquen de manera natural’’. Este certamen, es un ciclo de cuatro talleres que se realizarán en Cali y Buenaventura y cuyo  objetivo es trazar un plan de desarrollo y rescate social de las regiones costeras de los cuatro Departamentos del Pacífico.

Y si nos enfocamos en el Litoral Pacífico, región de donde somos oriundos tanto el afamado científico de la NASA como yo, esta parte del suelo colombiano adolece de las oportunidades básicas para  niños y jóvenes de esta generación. Por eso, necesitamos que con políticas del Estado y aportes de la empresa privada, se tracen pautas que permitan alcanzar esa capacidad investigativa y creativa en los niños de la Región Pacífica.

¿Pero quién es Raúl Cuero?  Raúl Gonzalo Cuero Rengifo es un micro-biólogo e inventor colombiano especializado en Biogénesis. Desarrolló una sustancia que despierta los genes dormidos de las células vegetales y genera resistencias al ataque microbacterial y el aumento del contenido proteínico. Sus observaciones del suelo de Marte le llevaron a descubrir que éste puede ser importante para limpiar la tierra de elementos tóxicos, evidencias que le han ganado un gran prestigio en el mundo científico.

Nacido en Buenaventura en 1948 de una familia humilde; hijo de Félix Cuero –tripulante de la Flota Mercante Grancolobiana y  Olimpa Rengifo, ya fallecidos. En su libro "Entre el triunfo y la supervivencia" cuenta cómo ha sido la historia de su vida, de muchos sacrificios en su ciudad natal, su amor al deporte, especialmente al baloncesto en el que sobresalió considerando su gran estatura (1.95 metros). Sus estudios primarios los realizó en la Escuela número 1, Ignacio Rengifo de Buenaventura y los secundarios en el Colegio Pascual de Andagoya de la misma ciudad.

Como puede verse, un niño común y corriente, como los de hoy, y como muchos de su generación, que aprovechaba la luz eléctrica de los postes de la calle para leer y estudiar y el agua de la lluvia para bañarse, porque su casa, como los de la gran mayoría en su tiempo, carecía de agua potable y energía eléctrica.

¿Qué lo diferenció de los niños de su generación? Su inquietud por saber cosas, por investigar y su creatividad. ‘’La creatividad no es solamente para descubrir moléculas, sino para establecer un desarrollo de sostenibilidad armoniosa y de prosperidad’’, explica Cuero, quien realizó sus estudios profesionales en la Universidad del Valle, en Cali. Fue en este sitio, donde por haber hecho crecer, hasta los 13 centímetros, una planta parásita en el laboratorio, se ganó una beca para los Estados Unidos, donde continuó sus estudios.

Los triunfos del doctor Raúl Cuero son enormes y su fama trasciende ya todas las fronteras internacionales. La obsesión de este científico colombiano por crear una cultura de la creatividad, lo llevó al invento que más lo enorgullece, LOS PARQUES DE LA CREATIVIDAD, modelo de desarrollo educativo que a petición de las Naciones Unidas explica por todo el mundo. De estos centros de investigación con jóvenes de 18 años, que existen en Colombia, Israel y Estados Unidos, se están recogiendo frutos y según ha informado el profesor Cuero, del Parque de la Creatividad de Manizales ya han salido varios inventos, que están siendo patentados en Estados Unidos.

Raúl Cuero, un niño que desde temprana edad desarrolló una fuerte afinidad por la ciencia, que no tuvo juguetes ni tiempo para jugar, y por consiguiente, el rastreo de animales se convirtió en su pasión; y siguiéndole el rastro a cucarachas y lagartos, se dio cuenta que tenía que ser creativo decidiendo que sería investigador y científico. Sesenta y tantos años después, en Cali, disertará en el PROYECTO PACÍFICO COLOMBIANO, sobre lo importante que es brindarle a la niñez y a la juventud, posibilidades y oportunidades de investigar, de ser creativos, de explorar nuevos mundos, de desarrollar su potencialidad al máximo. ‘’Muchos, incluyéndome yo, queremos superar nuestra capacidad intelectual para poder sobrevivir el dolor de ser ignorantes’’.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar