¡Piense antes de mentir, Santos!

¡Piense antes de mentir, Santos!

Era la madrugada del domingo 25 de agosto. No sé si a todos los lectores les ocurrirá, pero yo ando enviciado con una nueva cultura, una cosa como que está en el inconsciente y que nos obliga a abrir ventanas en internet igual que cualquier acto reflejo, maquinal. Se trata de algo parecido a lo que hacían los chismosos de pueblo, que husmeaban en las casas ajenas cuando se presentaba la ocasión de mirar desde el zaguán. Es lo que todo el mundo llama ahora, eufemísticamente, “navegar”.

Pues eso fue lo que me puse a hacer en esa madrugada. Y una de las ventanas que abrí en mi navegación fue la de las Farc. La banda, desde cuando se trasladó a barrio de ricos en La Habana, se da unos lujos que ya quisiera cualquier partido o centro de pensamiento democrático. Dejaron de lado la primitiva anncol.com o las páginas internacionales de la Coordinadora Continental Bolivariana; y ahora publican diariamente documentos en su nueva página web, un portal que envidiaría cualquier periódico. Se llama www.notimundo.in.

¡Las cosas que encuentra uno en esa página! El periodismo colombiano, por dejarse llevar de cabestro de Santos, no ha descubierto que, en el mal llamado proceso de paz, quien verdaderamente está a la iniciativa no es Santos sino ‘Timochenko’. Por lo tanto, bien sea que los periodistas quieran chivas o quieran elementos conceptuales para sus análisis de fondo, la fuente en donde debieran abrevar es notimundo.in y no en la desabrida presidencia.gov.co.

Veamos, por ejemplo, el episodio del proyecto de ley estatutaria que permitiría votar un “referendo para la paz” el mismo domingo de elecciones parlamentarias (marzo de 2014). Mientras que casi todo el periodismo y los analistas, de manera frívola, repetían lugares comunes sobre la “genialidad” de Roy Barreras y de Santos por haberse ingeniado la ‘trampita’ que les permitirá ganarle de mano a Uribe en las elecciones parlamentarias, ‘Timo’, como le decimos ahora en confianza, se vino con unas cargas de profundidad que ya tienen hundido tal embeleco, sin que ni siquiera haya comenzado a ser debatido en el Congreso.

El proyecto no es “un hecho tan límpido como pretende presentarlo el gobierno nacional”, nos dijo ‘Timo’. Yo hubiera usado la palabra limpio, pero a Timo, que es del Quindío, seguramente le parecerá de mal gusto quedarse en el uso de modestas palabras graves o agudas, cuando hay la espléndida posibilidad de utilizar una esdrújula o, mejor aún, una sobreesdrújula. Subsiguientemente, miren la ‘chiva’ con la que se vino ‘Timo’, que, lamentablemente, quedó perdida entre el zarzal y la maraña de comentarios encubridores y “ligth” a los que se dedicó todo el mundo:

“el país debe(rá) votar sí o no a la conformación de un PEQUEÑO CONGRESO o cuerpo legislativo encargado de redactar los decretos (que deban dictarse de los acuerdos Santos-Farc)”.

Y, ojo, remató ‘Timo’:

“el Congreso de marras, estaría conformado por voceros de todos los partidos políticos y en él tendrá cabida una pequeña representación de las FARC”.

Los lectores se estarán preguntando si eso es algo que ya habían acordado el jefe de la banda terrorista y el necio que funge como jefe de nuestro Estado. ¡Pues no! Santos, con mentalidad de mago tramposo, sacó una paloma de su cubilete y, claro, puso furiosos a los de las Farc. Ni que fueran unos niños de guardería para caer en esa jugarreta.

‘Timo’ mismo asegura que esto es lo que fueron a proponerles los ‘plenipotenciarios de Santos:

“Así y tal fue informado en reunión informal a un grupo de voceros de las FARC en La Habana”.

Dice ‘Timo’ que sus subalternos “plantearon un tiempo prudencial para pensar sobre ello”, pero que el “gobierno, sin embargo, decidió arrancar con su idea sin esperar respuesta”, lo que, en consecuencia, los metió

“en un carrusel que desborda de largo el Acuerdo General firmado en La Habana hace un año, sin contar con nuestra opinión, y al cual, según el gobierno, no podremos oponernos sin que aparezcamos como falsarios y enemigos de la paz”.

¿Cómo les parece? Santos (es de su esencia, es de su naturaleza) le juega sucio a todo el mundo. Y, claro, nunca le pasaba nada, porque estaba enseñado a abusar con la gente decente. Esperemos qué será lo que le pasa “faltoniando” a criminales de profesión, a las Farc, una gente enseñada a cobrar sus cuentas “con el de la moto”.

(Mañana, la versión de ‘Timo’ sobre el porqué se suspendió el diálogo).

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar