ANDRÓMEDA Y OTROS TEJEMANEJES

ANDRÓMEDA Y OTROS TEJEMANEJES

Tiempos nada fáciles corren para nuestro Ejército. El caso Andrómeda y el de corrupción en el mando, nos dejan sin aliento a todos los ciudadanos.

¿En qué contexto se da esta tremolina? Primero, el Ejército es una de las instituciones con mayor credibilidad y simpatía en el país. Segundo, hay una negociación aún poco clara con los terroristas de las farc. Tercero, hay unas campañas, electoral y reeleccionista, en pleno desarrollo.

Algunos creen que las denuncias son oportunas para disminuir la imagen al Ejército y ambientar un Ministerio de la Seguridad, o algo similar, puerta segura para la integración de terroristas arrepentidos y para la disminución del pie de fuerza militar y la reorientación de sus funciones.

En el caso Andrómeda, respuestas límbicas, retractaciones, contradicciones y riesgos para la seguridad del Estado, es lo que parece quedar.

Y aunque la virtud de la inteligencia militar, por comparación con el DAS, es que no ha sido manoseada por políticos ni gobernantes y que sus miembros son soldados, es claro que si hubo errores de buena o mala fe, deben ser castigados de conformidad, pero manteniendo a salvo la esencia de la actividad de inteligencia: la discreción.

Al respecto, intentemos una analogía. El monstruo Ceto amenazó con destruir el reino del rey Cefeo, quien consultó el oráculo de Amon "el oculto" -presumo que especializado en semiótica- y este le dio la solución para salvar su país: entregar su hija Andrómeda desnuda, enjoyada y amarrada a una roca a las fauces del endriago.

Así iban las cosas hasta que aparece Perseo, quien se enamora de Andrómeda y mata a Ceto. Entonces, ¿Va este gobierno a entregar la Inteligencia Militar a la patulea política actual y a los enemigos del Estado que medran bajo su tutela democrática? ¿Se van a exponer impúdicamente las intimidades del sistema que fue la base de la derrota militar de los terroristas? Ramplón error que arranca aplausos de quienes creen, con Groucho Marx, que la Inteligencia militar es una contradicción de términos.

Y entonces, ¿tendremos que esperar un Perseo que nos salve? ¿Qué color de túnica usará ese posible Perseo redentor: azul, roja, amarilla, verde, vinotinto? ¿Vendrá de blanco?

El caso de la probable corrupción, según otros analistas, sirve al actual gobierno para reacomodar una cúpula aún más avenida al postconflicto y penetrar con más burocracia las estructuras administrativas y operacionales de los militares, lo cual puede concluir con la miniaturización del Ejército Operacional y la gestación de una Guardia Nacional, proyecto largamente acariciado, contradictoriamente, por Estados Unidos en los años 60 y hoy en día por los gobiernos izquierdistas de la región.

Ante estas especulaciones, solo queda esperar que haya una investigación eficiente y eficaz, de la que el Ejército Nacional salga fortalecido en su centenaria vocación de milicia "religión de hombres honrados", al decir de Calderón de la Barca.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar