PREDOMINA: ¿EL SAMPERISMO, EL CASTROCHAVISMO, EL VARGASLLERISMO O …?

PREDOMINA: ¿EL SAMPERISMO, EL CASTROCHAVISMO, EL VARGASLLERISMO O …?

Ordenar los amores políticos del Presidente es imposible, pues son volátiles y dependen de las circunstancias, él quiere quedar bien con todos los grupos. En realidad es difícil decir quién tiene mayores influencias: ¿el samperismo, el castrochavismo, el partido de la U, el vargasllerismo o el mismo santismo? Mauricio Vargas en una columna dijo que era el hombre de las dudas y los bandazos y que más que actuar, reacciona. Nuestro Presidente, como bien lo describe Alberto Velásquez M. en la columna "El hombre de las reversas", allí analiza las diversas reformas fallidas que el mandatario parecía que iba a realizar: la salud, la justicia, al Congreso y el proyecto sobre baldíos, entre otras propuestas. Por su parte M. Jimena Duzán, santista ella, reconoce que con el paso del tiempo, el talante de este gobierno comienza también a ser indescifrable. Cuando W. Ospina describe a López Michelsen, uno cree que habla de Santos: "…Parecía acomodarse a todo lo existente: le gustaría reformar el agro, pero ¿perder la amistad de los terratenientes? Modificar la educación, pero ¿perder el saludo de los obispos?…". Yo, personalmente cuando oigo a nuestro mandatario, recuerdo una olvidada canción: "¡Arre, arre, mi burrita. Da dos pasos pa"delante y dos pasos para atrás. Arre, arre mi burrita…".

Aunque no tengo el computador donde se lleva la contabilidad de las dádivas entregadas a cada grupo, por lo que yo vislumbro, el Samper-liberalismo detenta la mayoría de los hilos del poder. Cuenta con 6 ministros liberales y no se sabe el número de viceministros, embajadores, cónsules etc. El expresidente Samper domina en el espectro nacional, empezando por el Minjusticia, Alfonso Gómez, uno de sus fieles escuderos, quien junto sus subalternos detentan todas las decisiones judiciales de la nación. Gómez, claro simpatizante de las izquierdas, es el tambor mayor. El Partido de la U, bastante asimilado por el liberalismo, tampoco le merece muchos amores; sea el momento de mencionar las incongruencias de esa convención, pues quienes se oponían a la candidatura de Santos, no pudieron hablar.

El castro-chavismo ese sí que tiene importancia. Todo indica que en La Habana decidirán el futuro de la reelección y por ende el predominio que tendrá la izquierda en este país. ¡Qué tristeza… El dictador con más años en el poder es hoy el faro de Alejandría. Como si fuese un país boyante y con toda clase de libertades, los políticos hispanoamericanos van a rendirle pleitesía y a oír sus consejos. Es increíble que influya en tantas naciones. Ciegos, sordos y mudos, no ven la represión, ni la pobreza, ni las desigualdades. El comunismo cubano no deja de ser comunista y tratar de expandir sus políticas llenas de extremismos. Las naciones que han seguido sus pautas, están casi al borde de la bancarrota como Venezuela, Argentina y Bolivia.

Pero vuelvo a los amores presidenciales. A Cambio Radical, cuyo jefe Germán Vargas se entregó ampliamente a Santos, no lo veo tan firme como futuro vicepresidente. Perdió su cuarto de hora. Ese grupo que llegó a obtener numerosos senadores y representantes, varias gobernaciones, hoy es bastante ignorado. Ojalá Vargas recuerde que la lealtad del primer mandatario está más perdida que la linterna de Diógenes.

En cuanto al conservatismo, este acaba de escoger en su convención a una excelente candidata, Martha Lucía Ramírez. A ella se le auguran muchos éxitos, a pesar de los conserva-santistas, quienes harán hasta lo imposible por torpedear esa aspiración. Si estos apelan las decisiones de esa Convención, no olviden que algunos de ellos reconocieron por TV que habían pagado tiquetes y viáticos a quienes fueran a apoyar la candidatura de Santos. Godos que se contentan con "ser cola de ratón"

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar