SI EL PUEBLO SE ARRODILLA HOY, TENDRÁ QUE HACERLO MAÑANA

SI EL PUEBLO SE ARRODILLA HOY, TENDRÁ QUE HACERLO MAÑANA

Que significa ejercer la política con principios? ¿Hasta donde pueden llegar las ideas en un Congreso dominado por la urgencia de satisfacer el clientelismo con mermelada? Abraham Maslow, psicólogo norteamericano, elaboró una teoría brillante sobre el comportamiento humano, la cual mantiene su vigencia, y también nos facilita entender el porqué suceden estas cosas en la política colombiana; la definición de una escala sobre las necesidades humanas y los tipos de conductas que se derivan de las mismas, como un instrumento perfecto para entender el comportamiento político que tenemos que cambiar este nueve de marzo, depositando nuestro voto con libertad de pensamiento por las listas del CENTRO DEMOCRATICO, marcando únicamente con la X en el tarjetón.

El Presidente Santos cree que debemos seguir tragando sapos para su agenda secreta, porque para él, la vida de una persona no vale gran cosa, nadie fuera de Colombia entiende todo lo que el pueblo  ha sufrido, y sigue siendo atemorizado por sus dos agendas: narcoterrorismo Farc y gagueando a toda hora con la reelección. La paz que necesitamos es la de justicia sin excusas, honor para nuestro Ejército que se desvive por la Patria, y no el castigo y la humillación a que ha sido sometido por cumplir con su deber, por parte de la Fiscalía para darle gusto a los habaneros.

La libertar de un pueblo, su tranquilidad y derecho a vivir en paz, no se deben negociar, hay que hacer respetar la Constitución y nuestra dignidad de colombianos con las armas, porque si el pueblo se arrodilla hoy, tendrá que hacerlo mañana.

El asunto no está en quienes van a La Habana, el asunto está en que ese circo debería cerrarse ya, y volver con seriedad al ataque frontal contra los narcoterroristas, hasta que estos se rindan. Para eso, tenemos los colombianos que ponernos serios y depositar nuestro voto en contra de este Presidente de pacotilla y sus coequiperos de la tal unidad nacional, para que dejen al país en manos de personas con sentido de pertenencia, capaces de cumplir y hacer cumplir la Constitución.

No más turistas a Cuba, para qué botar el dinero, las Farc no dejan el negocio de tierras y droga. El bajo Caquetá y Putumayo están inundados de coca y ellos solo entienden de guerra y subversión. No más paseos de “plenipotenciarios”, exigiendo prebendas a diestra y siniestra y continuando con su negocio de minería ilegal, extorsiones, reclutamiento de niños, bombas y secuestros.

Para entender este ejercicio político en nuestro país, es necesario tomar conciencia a fondo por la mala forma como el Presidente Santos ha gobernado, y así darnos cuenta de porqué el clientelismo, y demás prácticas alienantes con las que se manipulan la conciencia y la conducta de la población votante, ha encontrado un terreno fértil en la política vernácula que siempre fue criticada en la voz del Presidente Carlos Lleras Restrepo como “el barril de los puercos”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar