Partido de la U, de la Ultracorrupción.

Partido de la U, de la Ultracorrupción.

Santos Juanma, el histórico y brillante Presidente de la República de Colombia,- país vecino de Venezuela-, y amigo personal de Fidel Castro, ha dado una lección de politología posmoderna al calificar a su contradictor político y víctima de su gobierno, el Centro Democrático, como la “ultraderecha”. ¿Qué significará esa palabra para el mandatario en traje de reelección? Azuzado por el meñique sanedrín que encabeza Irragorri, Ministro del Interior, y por el asesor de imagen, JJ Rendón, el Ilustrísimo Doctor Juanma, candidato a la reelección, no sabe lo que es ultra porque tampoco sabe cuál es el lugar de su partido, el partido de la U, en el espectro de la ciencia política. Juanma quiere esconder detrás de las palabras el pecado infame de ser el autor intelectual del fraude electoral, el chocorazo del 9 de marzo reciente, visto y oído por el pueblo colombiano de todas las corrientes, que miraba la televisión cuando la mano oscura del fundador del citado partido de la U, en alianza con el Registrador, coronaron de votos manchados por la corrupción a unos cuantos senadores de la pandilla de “los Ñoños”.

Juanma califica de ultraderecha al Centro Democrático para obtener una bendición y apoyo del mamertismo internacional que en América Latina se denomina socialismo del siglo XXI y en los corrillos diplomáticos y reformistas europeos se llama el “imperialismo humanitario”. El pobre Juanma, que para su campaña ha escogido tres pajaritos huérfanos como signo zoológico de su vuelo al desastre académico y político, trata de cubrir con palabras descompuestas y engañadoras, su fracaso como gobernante de un país que tuvo garantías electorales para la oposición hasta el momento que Juanma se le calentó la mano izquierda (¿o sería la mano derecha?) cuando vio que el Centro Democrático ganaba las elecciones a las seis de la tarde del domingo 9 de marzo de 2014, y ordenó a sus calanchines aplicar el Plan B (Plan Burro en la costa atlántica) y poner a ganar al partido de la U, en un raponazo al resultado electoral que hasta ese momento era contrario a sus deseos y a sus ambiciones.

La conclusión de este sainete delincuencial presidido por Juanma, con su inspiración politológica sobre la derecha y su silencio cómplice sobre cierta izquierda, esa si ultraizquierda, es “impajaritable” y deberá atenerse a las consecuencias históricas: Juanma (seudónimo de Juan Manuel Santos) es el jefe y director en la sombra y a la luz del día, del Partido de la U, el partido de la Ultracorrupción, el partido de la Uña libre en los nuevos auxilios parlamentarios o cupos indicativos. Como si fuera poco, el Presidente Juanma (Santos para la concurrencia) es el candidato de las Farc, apoyo que no necesita explicación. Juanma no es de izquierda ni es de derecha, sino todo lo contrario. Príncipe del Chocorazo del 9 de Marzo y candidato a la reelección de las FARC. Todo un caballero de la Orden de los Santos Sepulcros Pulcros. Y de contera sepulcros blanqueados.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar