Y ahora nos traen la Yihad

Y ahora nos traen la Yihad

La noticia de que Colombia puede ser receptor de islamistas que hoy están en Guantánamo no es tan imposible como pareciera. Como generalmente sucede en esta gobierno, las noticias engorrosas son primero llevadas a los medios de comunicación áulicos, donde sus tertulianos son los encargados de ir anestesiando a los colombianos, bajando el tono al peligro de las mismas para que no se alarme la sociedad. La anterior semana ocurrió con esta noticia, desde todos los espectros editoriales salieron a decirnos que, quienes se encuentran en Guantanamo son personas respetables, inocentes que han sido llevados allí por el mero placer del entonces presidente George W. Bush.

Para nuestra prensa escrita y oral el terrorismo ni existe ni se le espera, ni el nacional ni el internacional. Son especulaciones de quienes son enemigos de la paz. Ahora nos pretenden anestesiar para que cuando posiblemente recibamos a los islamistas no nos parezca tan malo, después de todo, son inocentes calumniados y vejados por puro capricho norteamericano. Casualmente el fin de semana los dos periódicos de mayor circulación nacional llevaron a su edición en internet el mismo artículo sobre la cárcel en cuestión, titulado “Campo X- Ray” donde nos vienen a decir que allí todos son inocentes.

Podría decir que la noticia produce risa por ser improbable, pero no, un gobierno que tiene por principio quedar bien con todo el mundo y otro cuyo Presidente ha resultado el peor desde Jimmy Carter, la improbabilidad no es ni mucho menos segura, por el contrario, de dos pésimos gobernantes nada bueno se puede esperar.

Si bien los medios han tratado de bajar el tono a la noticia y, han hecho un esfuerzo bastante llamativo por hacernos creer que en Guantanamo nadie es terrorista, lamento decirle a los medios oficialistas que no es así. Si bien puede que no todos sean yihadistas, el tiempo, la cercanía a los yihadistas consumados y las condiciones que allí han tenido que soportar no ha hecho más que inducir a los “no culpables” por la calle del Islam radical. Si bien, algunos de estos yihadistas han ido a parar a cárceles en países de Europa, no es posible hacer una comparación de lo que sería en Colombia con un sistema penitenciario precario.

Sin embargo, con sorpresa escuchaba la semana anterior a unos de los periodistas más oficialistas del gobierno afirmar: “no estarían en cárceles, sino libres” cosa aun peor, pues, la libertad de circulación del Yihadista en Colombia seria de cierta forma más peligrosa, no es tanto por lo que él como persona representa –que también- sino por lo que puede llegar a desarrollar en el pais, no hay que descartar el efecto llamada en una región que ya alberga en sus países cantidades ingentes de yihadistas, en Brasil no son pocos los que han sido capturados por sus negocios encubiertos que realmente son el despiste del tráfico de armas, tampoco se puede subestimar la relación entre la triple frontera (Argentina, Brasil y Paraguay) y el resto de yihadistas en la región o, el hecho de los yihadistas y el espacio cibernético que utilizan para el adoctrinamiento.

Si la petición hecha por la administración Obama se llegara a materializar, estaríamos los colombianos abocados a conocer nuevas formas de terrorismo en nuestro suelo. Sin desestimar que en Colombia ya hay un tráfico regular de yihadistas por nuestras fronteras y que no es nuevo, tampoco podemos desechar la cantidad considerable de islamistas que hoy habitan en Venezuela a sus anchas con el respaldo del régimen comunista.

Estamos pues, expuestos a lo que el gobierno que queda bien con todos quiera hacer con los colombianos y su seguridad.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar