“LA MALA COMPAÑÍA SOY YO”

“LA MALA COMPAÑÍA SOY YO”

En otras ocasiones he utilizado la frase del Maharishi Majesh yogui "las aves del mismo plumaje vuelan juntas". Y es verdad; las aves migratorias, las palomas y también las carroñeras, sobre todo los gallinazos.

Claro que nuestros abuelos decían lo mismo pero a lo paisa "los burros viejos se buscan para rascarse".

Y no lo digo porque Santos acaba de remplazar al discutido J.J. Rendón con el expresidente Gaviria. Otra vez sale el trapo rojo para ver si mueven las masas. Lo digo porque es bueno repasar con quienes se ha juntado el Presidente en estos ya casi cuatro años. ¿Cuál ha sido su compañía?

Su primer "nuevo mejor amigo", Hugo Chávez. Por defenderlo de él, el presidente Uribe se distanció del extinto presidente Venezolano que pedía a diario la renuncia o el cambio del ministro de Defensa Juan Manuel Santos y se refería a este con los más disonantes epítetos.

Luego le declaró su amor a Rafael Correa, presidente ecuatoriano y quien quería, a toda costa, llevar a la cárcel a Juan Manuel Santos por el bombardeo a territorio ecuatoriano que logró la muerte de alias "Raúl Reyes".

Nuevamente Uribe salió en su defensa y le notificó al mandatario vecino que bajo ninguna circunstancia permitiría nada contra su Ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

Gracias a las conversaciones secretas que durante un año tuvo su hermano Enrique con las Farc, los antes y actuales guerrilleros terroristas negocian, exigen, gritan y ordenan ataques, secuestros, muertes y niños bomba desde La Habana.

Y muy recientemente, para desconcierto del país, después de haber acatado, en cumplimiento de la ley, la decisión del Procurador, destituye a Petro; luego tiene que restituirlo al cargo y dice en un acto público que "le agrada sobremanera que sea nuevamente el alcalde".

Lo que no sabíamos, ni adivinábamos los colombianos era que se estaba cocinando un acercamiento con Petro. Hace pocos días sellaron con el ósculo de la paz el apoyo de Petro.

Por esto mismo poco le creemos, porque no sabemos realmente para dónde va, ni siquiera qué nos espera, por ejemplo, con el proceso de paz.

Ni todos estos amigos ni la asesoría de J.J. ni la mermelada que se ha desbordado por todo el país y por casi todos los medios de comunicación han sido suficientes y hoy cunde el desespero en las huestes de la U, conocidas las encuestas.

Ojo, esta semana y el mes hasta la segunda vuelta son muy peligrosos y ese mismo desespero puede llevar a decisiones que le saldrán muy caras al país.

Para cerrar con lo que inicié, recuerdo una anécdota que suele narrar el doctor Juan Gómez.

En Santa Fe de Antioquia un familiar de él era parrandero, trasnochador y bebedor.

Un día llegaba a las seis de la mañana y en ese mismo momento la mamá salía de misa.

Antes de la cantaleta el hombre le dijo: "mamá, nada de cantaleta y no me siga diciendo que no me junte con malas compañías. Vea mamá, digámonos la verdad, la mala compañía soy yo".

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar