¡Plebiscito para que todas las cortes renuncien!

¡Plebiscito para que todas las cortes renuncien!

Es pan de cada día en todos los medios de comunicación es que a cada momento aparece un nuevo escándalo en el cual casi siempre está involucrado un Magistrado de las Altas Cortes.  Se habla de cosas horrorosas, de conductas indecorosas, de favoritismo entre compinches, de puerta giratoria donde los unos son elegidos por aquellos a quienes ellos a su vez ungieron con anterioridad, y hasta de faltas a la ética y a la moral, de carruseles de pensiones sin los requisitos legales etc, todo lo cual ha conducido en primer lugar al mal ejemplo que de ello se deriva, pues los de menor categoría dicen que si a los altos no les pasa nada, a ellos tampoco, porque eventualmente los denunciarían entonces, y ello conlleva inevitablemente al fin de la Justicia, a la prostitución de la misma, que no sería nada distinto que el caos total para el País.

Es tan de bulto el problema que los directivos de la organización que agrupa a los Jueces y Fiscales han ventilado la posibilidad de solicitarles que renuncien aquellos que está involucrados en esos escándalos -porque es preciso aclarar que aun cuando son varios, no quiere ello decir que sean todos- pero hacen “mutis por el foro” y se quedan agazapados esperando alguna triquiñuela.

Hoy quiero hacerme eco de esa solicitud de los verdaderos defensores de la moralidad de la Administración de Justicia, para pedirle a esos funcionarios sindicados, o señalados de esas conductas indecorosas, para que tenga siquiera la decencia de presentar sus renuncias a los cargos que inmerecidamente detentan, para no seguir irrespetando la Majestad de la Justicia y sus más altas Instituciones y para respetar a todo el conglomerado que antaño se sentía orgullosa de las Honorables Cortes, como el súmmum de la probidad, la decencia, la imparcialidad. Que respeten a sus colegas que sí merecen estar en las posiciones y que cumplen a cabalidad el Juramento prestado de trabajar con honestidad.

Pero como no lo han hecho, a pesar de esas peticiones (a las cuales no les ha dado tanto despliegue la gran prensa), hoy quiero proponer a mis conciudadanos que si esos individuos cuestionados gravemente no renuncian, entonces introduzcamos una séptima papeleta en las elecciones del 25 de mayo próximo, en la cual a manera de plebiscito se les pida que renuncien, para ver si siquiera por ese escarnio público se dan por aludidos y renuncian a la posición que inmerecidamente detentan.

Nuestro País tiene el más alto grado de impunidad de América, y ello se debe a la conducta torva y mal ejemplarizante de esos funcionarios que como dice la propaganda “están en el lugar equivocado”, y no lo hacen para beneficio de la Majestad de la Justicia, sino para su propio beneficio. El agua empezó a enlodarse cuando empezaron lo que en su momento llamé la “Dictadura de los Jueces”, cuando la Corte Suprema empezó a perseguir al Congreso, (posiblemente con razones aunque no las comparto en algunos casos), pero cuando descubrieron semejante arma en sus manos, quien dijo miedo, e intentaron sojuzgar al mismo Presidente de entonces, quien valerosamente los aplacó.

Ese sería otro factor que se debe repensar. Necesitamos la independencia de poderes, que se cumpla cabalmente, sin que el uno quiera devorar al otro, que es lo que conduce a la debacle en que estamos sumergidos y que dará al traste con el País.

¿Se apuntaría Ud amigo lector, a poner esa “papeleta adicionaren su voto para ayudar a moralizar la Justicia de este País y frenar el caos que nos amenaza? Seguramente no se arrepentirá, y auncuando digan que no tiene valor jurídico, si tiene valor moral de someter a la picota pública a los inmorales se están usurpando esas dignidades.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar