Locuras y disparates de Cristina Kirchner

Locuras y disparates de Cristina Kirchner

Alterar datos históricos y estadísticos, pelear por una causa perdida, cometer papelones. La lista de equívocos del gobierno Cristina Kirchner es larga y tiene efectos perversos en la vida de los argentinos. Algunos de los disparates de la presidente: Echar mano al ilusionismo económico para divulgar datos oficiales como el de la inflación anual del 10,9%, bien distante de la estimación del mercado de que el índice cerró 2013 en un 30%, corroyendo el dinero de los argentinos. El precio de la canasta básica, el proyecto de crecimiento económico, los índices de pobreza, las reservas internacionales también son números que forman parte del universo paralelo de las estadísticas oficiales, que no resisten ser confrontadas con los datos divulgados por consultoras independientes.

Stalin ordenó reescribir libros y borrar a adversarios de fotos oficiales. En Argentina, Cristina Kirchner oficializó la falsificación de hechos y biografías de personalidades históricas del país. Quien tuvo ideas liberales, fue ocultado.

Creó un instituto para “estudiar, investigar y difundir la vida y obra de personalidades y hechos que no hayan recibido el reconocimiento adecuado en el ámbito institucional y de carácter académico”. En la práctica, destacar a personajes como Evita Perón, José San Martín y, claro, su marido Néstor Kirchner, muerto en 2010.

La Ley de Medios, aprobada en 2009, limita el número de licencias de radio y televisión a que cada grupo de comunicación tiene derecho. El argumento del gobierno es que la medida evita monopolios. Pero, en verdad, la idea es neutralizar a la prensa opositora, al redistribuir licencias para grupos de comunicación amigos en una estatización disfrazada.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar