¿Se repetirá el fraude electoral en las decisivas elecciones de este 15 de junio?

¿Se repetirá el fraude electoral en las decisivas elecciones de este 15 de junio?

En conversaciones con técnicos expertos y personal de la Procuraduría General de la Nación, que ante la persecución soterrada de la politizada Fiscalía General de la Nación prefieren mantener oculta su identidad, se ha llegado constatar que la metodología de los procesos electorales, usada en los comicios nacionales admite multitud de irregularidades y procedimientos equívocos que facilitan fraudes electorales a gran escala y dificultan toda labor investigativa que pretenda su comprobación.

Desde la forma como se trasmiten los resultados vía telefónica desde los centros de votación hasta la unidad central de la Registraduría Nacional, pasando por la forma en que se hace el escrutinio en las urnas, y se manejan el sobre de resultados entre mesas en un mismo centro de votación; hasta la manera como se obtiene el consolidado electrónico al final de la jornada electoral, todo el sistema presenta notables debilidades que desde el punto de vista de la duda razonable invitan a una intervención inmediata y efectiva por parte de los organismos veedores y de control.

Por otra parte la implementación del voto electrónico y la biometría que según nuestras autoridades electorales “llegó para quedarse” representa graves riesgos para nuestra democracia y el libre ejercicio de nuestros derechos políticos. Ciudadanos venezolanos que han estado muy activos en su país analizando como sucedieron los grandes y sucesivos fraudes electorales, coinciden en afirmar que la implementación del voto electrónico fue el arma principal con la que el régimen castro-chavista impuso legitimidad a su régimen totalitario.

Ciudadanos como Nicolás Antonio Briceño han expresado ante nuestra sala de redacción su preocupación frente a que en Colombia esté sucediendo idéntica situación. Por ejemplo, según cálculos estimados de técnicos expertos en materia electoral y peritos independientes, se presume que en las pasadas elecciones al Congreso, a la corriente del Centro Democrático se le sustrajeron 12 curules que habían ganado legítimamente en las urnas y que la convertían en mayoría aplastante del legislativo.

¿Cómo se hizo? Tanto convirtiendo votos legítimos en votos nulos, como trasmitiendo de forma errónea por vía telefónica los resultados de votación por la lista uribista, hasta manipulando el sobre que se entrega con resultados de una mesa de votación a otra dentro de un mismo distrito electoral. Esto sin contar los apagones que hubo en los municipios de la costa, ni la manipulación de las actas de escrutinio que quedo fotografiada en numerosas redes sociales por parte de jurados de votación.

Así como todo el mundo evidenció que la votación por el Centro Democrático iba tomando ventaja rápidamente con respecto al Partido de la U y luego de la pausa para la trasmisión de los noticieros nacionales luego de las 7 de la noche, repentinamente la tendencia se revirtió y apareció un Partido de la U con cientos de miles de votos de ventaja aparecidos de la nada en menos de una hora. Un fenómeno a todas luces estadísticamente atípico.

¿Qué se puede hacer ante este inminente fraude que parece cohonestar las fuerzas antidemocráticas de algunos sectores de la nación? Algunos demócratas preocupados plantean que ante la premura del tiempo y la persecución incesante de una fiscalía y una rama judicial politizada es imposible abrir en este momento una investigación seria o promover una auditoria técnica confiable para las próximas elecciones.

Pero lo que sí se puede hacer, si hay una autentica voluntad demócrata de defender la verídica expresión electoral del pueblo colombiano, es que organismos como la Procuraduría General de la Nación emitan una orden de congelamiento ya sea total o parcial del acto electoral del próximo 15 de junio entretanto se implementan unas auditorias técnicas independientes y creíbles que garanticen la transparencia de los comicios.

¿Se atreverá el Procurador General a detener el subrepticio fraude que se avecina? ¿Podrá evitarse que la autentica voluntad de cambio del pueblo colombiano sea acallada por la chequera abultada y los métodos espurios del gran traidor? Veremos qué pasa.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar