Un Congreso distinto

Un Congreso distinto

Todas las encuestas coinciden en señalar el abrumador rechazo que sienten los colombianos por el Congreso de la República. Es natural esa actitud pues de ser casa de los más valiosos estadistas y oradores colombianos, se cayó en ser refugio de politiqueros corruptos, embadurnados de la mermelada santista, que sólo sirven para reclamar prebendas del gobierno más corrupto de la historia a cambio de aprobarles los proyectos más horripilantes y callar ante el cuadro de desolación nacional causado por Juan Manuel Santos.

La mermelada y el fraude permitieron a los partidos de la mermelada nacional superar numéricamente a la mayoría uribista, por lo tanto tendrán una mayoría relativa en el Congreso, que seguramente se convertirá en mayoría absoluta por el efecto de la suma de los votos de la degradante bancada conservadora, que deshonrando a ese glorioso partido, bota sus principios para unirse a los aliados del castrochavismo en Colombia, que tienen como proyecto permitir la implantación del Socialismo del Siglo XXI en Colombia ¡ da tristeza que sean los excrementales parlamentarios conservadores de la costa los que pudiesen  permitir el derrumbe histórico de la democracia colombiana¡

No obstante esa mayoría vergonzante del castrochavismo en el Congreso colombiano, se verá impedida de hacer desmanes impropios, porque el peso de la opinión pública estará sobre ella vigilándola y limitándola. Lo que cambia entre el pasado Congreso y el que se instala hoy, es la presencia de una bancada opositora, seria, firme y honesta.

Se trata nada más ni nada menos que la bancada del Centro Democrático, liderada por el Presidente Álvaro Uribe Vélez y que cuenta con la presencia de distinguidos parlamentarios como José Obdulio Gaviria, Alfredo Rangel, Everth Bustamante y Paola Holguín entre otros.

El país constatará desde hoy mismo que el liderazgo de Uribe está más presente que nunca. La bancada trabajará bajos su orientación  como un solo hombre presentando proyectos legislativos de alta envergadura, pero sobre todo ejerciendo el control político, que es consubstancial con la democracia representativa y que prácticamente ha sido inexistente en la Colombia contemporánea.

Es esa función de control político que ejercerá la bancada del Centro Democrático la que  abrirá los ojos de la opinión pública que están cerrados por el efecto totalitario de unos medios comprados por la pauta publicitaria gubernamental, y al unísono con el trabajo del partido  Centro Democrático en todos los estamentos de la nación, conformarán una mayoría de opinión que impedirá que el antipatriótico empeño  del santismo y sus enmermelados aliados de permitir la implantación del Socialismo del Siglo XXI en Colombia, vía dándole impunidad y elegibilidad y los narcoterroistas de lesa humanidad de las Farc y el Eln.

A partir de hoy, en la fecha patria del 20 de Julio, un Congreso distinto bajo el liderazgo de Álvaro Uribe Vélez,  se hará sentir en Colombia, gracias a la bancada opositora del Centro Democrático, que ejerciendo su función de control político, limitará al gobierno corrupto de Juan Manuel Santos en su proyecto de liquidar la democracia colombiana entregándole el país a narcoterroristas castrochavistas.

Director editorial pensamientocolombia.org

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar