El sabor amargo del encuentro entre militares activos y las Farc

El sabor amargo del encuentro entre militares activos y las Farc

Generales del ejército y la policía cuestionan la comisión que viajó a Cuba.

El vigésimo séptimo ciclo de conversaciones de paz, entre el gobierno colombiano y las Farc en Cuba, concluyó con dos momentos inéditos: el encuentro de una delegación de víctimas del conflicto con los cabecillas del grupo guerrillero, y la llegada a La Habana de una subcomisión conformada por altos mandos militares que, según trascendió, ya se encontraron cara a cara con el enemigo.

Fue una decisión arriesgada y atípica. Las interpretaciones abundan, algunos estiman que es una jugada política para revivir la agónica imagen del proceso de paz; otros piensan que fue una audaz oportunidad para empezar a acercar al discurso de reconciliación a los directamente involucrados en la guerra.

La delegación, no obstante, no llega a Cuba para sentarse a negociar. De acuerdo con lo explicado por el presidente Juan Manuel Santos, el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón y algunos congresistas de la Comisión de Paz, la delegación será solamente una instancia técnica, de asesoría, que intercambiará documentos con los subversivos en los que se explican los mejores mecanismos para enfrentar una eventual desmovilización.

En suma, expondrán los caminos para los procedimientos de dejación de las armas, la reintegración a la vida civil de los armados y hasta los pasos a seguir para cumplir un desminado efectivo.

La subcomisión fue presentada el viernes tras su llegada a Cuba. Está liderada por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Javier Flórez Aristizábal.

También la conforman dos coroneles del Ejército: Vicente Sarmiento Vargas y Saúl Rojas; el capitán de Fragata de la Armada Nacional, Omar Cortes Reyes, y la Teniente de Navío Juanita Millán; el Teniente Coronel de la Policía Nacional, Edwin Chavarro Rojas; y el mayor de la Fuerza Aérea, Rodrigo Mezú.

A esta delegación también la acompañan la dirección Jurídica del Alto Comisionado para la Paz, el Centro de Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa y de ella solo serán voceros los delegados plenipotenciarios del Gobierno Nacional ante la mesa de diálogos, los generales retirados Jorge Enrique Mora Rangel y Óscar Naranjo.

En opinión del consultor internacional en Seguridad y Defensa John Marulanda, la sorpresiva llegada de militares activos a Cuba, y su posterior encuentro con los dirigentes de las Farc, responde a un intento por “renovar la imagen de ese diálogo que estaba prácticamente en pérdida y con una alta dosis de incredulidad por parte de la opinión pública; esto le da un nuevo aire”.

Sin embargo, consideró preocupante el mensaje que se está dejando a las bases militares con esta intempestiva visita y también la pertinencia en que se produce el encuentro.

“Mientras esta comisión iba a La Habana, tres policías fueron asesinados en Cauca (…) En muchos procesos de negociación en la historia, los militares de uno y otro lado se sientan, pero en condiciones no de discusión sino de rendición, entrega o desmovilización. Pero es que no hemos llegado a eso; aun no se ha pactado la paz”, indicó.

El estratega militar también pidió considerar que la mayoría de los miembros de la subcomisión son coroneles. “El coronelato es el punto focal de todas las operaciones de los ejércitos del mundo. Los generales tienen una posición más política y simbólica, pero los coroneles son realmente quienes llevan el peso del conflicto”.

De esta forma, la carga simbólica del encuentro se incrementa en tanto los encargados de las operaciones militares del Estado se sentaron a la mesa con los encargados de las operaciones armadas de la guerrilla.

El sector castrense, al parecer, tiene un mayoritario mal sabor respecto a este intento por involucrar a las fuerzas militares activas en las discusiones de Cuba. Consideran que hay vicios de ilegalidad en esa subcomisión, que la invitación fue muy apresurada o que no era el momento más conveniente para poner en condiciones de igualdad a los dos ejércitos en conflicto.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar