Colombia y FARC acuerdan condiciones para liberación de general secuestrado

Colombia y FARC acuerdan condiciones para liberación de general secuestrado

Los países garantes del proceso de paz colombiano acordaron el miércoles con la guerrilla de las FARC y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos las condiciones necesarias para la liberación del general Rubén Darío Alzate.

"En respuesta a una solicitud de facilitación del gobierno de la República de Colombia y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (…) las partes han acordado las condiciones necesarias para la liberación", de acuerdo con un comunicado leído el miércoles por la noche por Rodolfo Benítez, representante por Cuba, a nombre también de Noruega, Venezuela y Chile, garantes del proceso de paz.

Según el comunicado, junto con Alzate serán entregados el cabo Jorge Rodríguez, los soldados César Rivera y Jonathan Díaz y Gloria Urrego.

"Las liberaciones se llevarán a cabo a la mayor brevedad posible", expresó el comunicado. Se corresponderán "con las acordadas para otros tipos de operaciones realizadas en el marco del proceso de paz", agregó, sin especificar el momento ni el lugar de la entrega.

Previamente en la mañana, tanto el comandante de las FARC Iván Márquez en La Habana, como el presidente Santos en Colombia, habían destacado la preocupación de los países garantes por la suspensión de las conversaciones que se desarrollan en Cuba.

Santos suspendió los diálogos el lunes y ordenó a su equipo negociador que no viajara a La Habana para seguir con el proceso de paz hasta que las FARC liberasen a Alzate y a dos personas más secuestradas el domingo.

Sin embargo, en un comunicado emitido tras la información ofrecida por los garantes, la Presidencia de Colombia agradeció a los países las gestiones y aseguró que "una vez todos se encuentren en libertad", la delegación gubernamental regresará a Cuba.

Esta es la peor crisis de los diálogos que este miércoles cumplieron dos años de iniciados.

Las autoridades colombianas habían anunciado una recompensa de unos 46.000 dólares por información que permitiera dar con la ubicación de los secuestrados en las selvas del oeste del país.

A primera hora, en La Habana, las FARC consideraron insensato continuar los choques armados cuando han avanzado las negociaciones de paz que mantienen con el gobierno colombiano desde 2012, por lo que insistieron en la negociación de un cese al fuego bilateral.

"Con este balance altamente favorable a la salida política del conflicto y sobre todo teniendo en nuestras manos los acuerdos parciales… debemos decir que no es sensato que continuemos matándonos en una confrontación", dijo Márquez al leer un comunicado de la organización en La Habana.

En Colombia, en diálogo con la AP, Claudia Farfán, esposa del general Alzate, se dijo feliz con el anuncio de los garantes en La Habana.

"Estoy en mi casa rodeada de mi familia, llena de alegría, de mucha fe y esperando que llegue el momento de recibir a mi esposo… Apenas estoy asimilando la noticia", dijo Farfán.

Tanto el gobierno de Santos como la guerrilla de las FARC aceptaron negociar al margen de lo que ocurriera en el campo de batalla. Según el Ministerio de Defensa, en estos dos años de diálogos, el Ejército dio de baja a 545 guerrilleros, capturó a 4.670 y se desmovilizaron 2.248, al tiempo que 561 miembros de la fuerza pública murieron y 3.973 resultaron heridos.

Paralelamente, el optimismo de los colombianos respecto del proceso de paz descendió en los últimos meses.

El 53% de las personas consultadas se declaró optimista de que el gobierno y las FARC lleguen a un acuerdo. Este clima favorable bajó 10 puntos en los últimos seis meses, cuando el nivel de optimismo rondaba el 63%. Adicionalmente, el pesimismo de los ciudadanos de que las negociaciones lleguen a buen puerto subió nueve puntos, al pasar del 33% al 42%, según una encuesta de la empresa Ipsos Napoleón Franco publicada en la revista Semana el domingo.

La muestra realizada entre el 7 y el 10 de noviembre abarcó a 1.009 personas en las principales ciudades del país. El margen de error fue de tres puntos.

Hasta la fecha el gobierno y las FARC llegaron a acuerdos parciales en tres puntos de una agenda preestablecida de seis: el problema de la tierra, la participación política y el combate al narcotráfico. Actualmente los delegados debatían sobre el resarcimiento a las víctimas.

"No es admisible que quien declare la guerra sin cuartel en medio de ella pretenda que no se toque a sus soldados y generales", expresó el comunicado de los rebeldes leído por Márquez en relación a la retención de Alzate, que el domingo fue capturado junto con otras personas por un retén de los guerrilleros cuando navegaba un río, en ropa de civil y sin custodia.

Márquez también informó que los garantes le expresaron su "preocupación" por la suspensión del diálogo, pero no ofreció detalles en este sentido.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar