La ampliación de los delitos políticos

La ampliación de los delitos políticos

El Gobierno del presidente Santos atraves de su negociador en la Habana, Humberto de la Calle, en un reciente foro realizado en la Universidad del Rosario, anuncio la redefinición en el delito político, proponiendo discutir la ampliación de los delitos conexos, en donde no es descartable que se pretendan llevar los crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad cometidos por el grupo narcoterrorista de las farc, a lo que se denomina daños colaterales, que son perjuicios no intencionales o accidentales producto de operaciones militares en donde existe un daño no deseado, pero en más de 50 años del accionar criminal de las farc ese eufemismo seria como tratar de tapar el sol con un dedo.

Porque prácticamente en todos los crímenes de guerra, delitos de lesa humanidad, crímenes de apartheid y crímenes de genocidios cometidos por las farc en su larga historia de vesania y que se encuentran definidos en el derecho internacional humanitario como atroces, la banda armada marxista leninista los ha cometido con premeditación y alevosía, habiendo ejemplos patéticos como el asesinato de los diputados del departamento del Valle del Cauca en el 2007, la masacre de Bojaya Chocó en el donde murieron mas de 100 civiles en el interior de una Iglesia por la explosión de un cilindro bomba lanzado por las farc, también fue un crimen de genocidio la bomba en el club el Nogal de Bogotá en febrero del 2003 allí fueron asesinadas 35 personas y hubo más de 200 heridas, a ello se agrega el asesinato del gobernador de Antioquia Guillermo Gaviria en el 2003 junto al exministro Gilberto Echeverri y 8 militares, además las farc han cometido crímenes de guerra al asesinar a militares fuera de combate, lo cual demuestra que las acciones violentas de la guerrilla en donde han violado los protocolos uno y dos de Ginebra no son daños colaterales, sino una clara intención de causar sufrimiento mediante el terror a la población.

En Colombia se conocen como delitos políticos a la rebelión, sedición y asonada habiendo conexidad con otros, en donde restrospectivamente fueron consecuencia de las diferentes guerras que han existido en el país a lo largo de su historia republicana especialmente en el siglo XlX y parte del XX entre liberales y conservadores, sin embargo el conflicto más largo de la historia que supera los 50 años es el propiciado por las farc para tomarse el poder, resaltando que esa organización narcoterrorista no ha respetado el derecho internacional humanitario, lo cual la ha llevado a cometer delitos atroces en todo ese tiempo que no son conexos, y a veces mendazmente menciona los protocolos de Ginebra pero de manera ladina para tratar de exculparse por sus incontables demostraciones de barbarie y vandalismo.

El país como signatario del tratado de Roma debe analizar a profundidad la extensión de los delitos políticos, porque de manera olímpica no se pueden ampliar para brindarle impunidad a los cabecillas de las farc, quienes tienen la total responsabilidad en la comisión de delitos atroces, que no prescriben ni son indultables y si no se juzgan y condenan en Colombia porque no se puede ni se quiere, inevitablemente intervendría la corte penal internacional, tarde o temprano, subrayando nuevamente que los crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad cometidos por el grupo terrorista han sido con premeditación y alevosía, lo cual lleva a la Justicia internacional a estar vigilante y ahí no vale crear una nueva corte de absoluciones con los países de Unasur.

También llama la atención que mientras el gobierno nacional, le busca formulas a la narcoguerrilla para ofrecerles impunidad, las farc no se dan por aludidas, ya que no les sirvió el marco jurídico para la paz, ni tampoco cualquier otro ofrecimiento, pues lo que les interesa es todo el poder y por eso sin ningún empache dicen "se escuchara el tableteo de nuestras armas, que no callaran mientras exista la arrogancia de los gobernantes del país, las desiguales condiciones sociales y la exclusión política de las grandes mayorías" lo que significa que el fin del conflicto no está al alcance de la mano, no obstante los generosos ofrecimientos del Gobierno, porque lo que le interesa a la banda armada es la entrega del estado, mediante la claudicación de la sociedad y para ello seguirán con el terrorismo chantajeando a la nación.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar