Arreciar, arreciar, arreciar

Arreciar, arreciar, arreciar

Término muy cachaco de un Ministro de Defensa en tránsito a la Presidencia de la República, para no emplear los que venían en boga por parte de su antecesor, más bien provinciano y campesino, ordenándoles a sus Fuerzas Militares y de Policía meter en cintura a los violentos por fuera de la ley.

Eso parece ser lo que estamos viendo después del despiste de las Farc en el Cauca, donde en vez de reconocer el error, trataron de justificar la acción de uno de sus frentes, con lo cual se le dio la oportunidad a nuestro Presidente de reanudar los bombardeos, temidos por ellos.

Sí, es doloroso y lamentable ensangrentar nuestra patria con el dolor de otros colombianos, no hay duda, también duele la muerte de campesinos engañados por quienes mantienen vigente esta guerra insensata y cruel, no por un ideal de patria, el cual sabemos ya no existe en la subversión, sino un negocio rentable como es el narcotráfico y la minería ilegal.

El mismo expresidente López nos decía que si no se le rompía el espinazo a la guerrilla, no se podía llegar a sentar a los violentos y ya están ahí. Si no existen resultados contundentes como los estamos viendo por parte de las Fuerzas del orden, esta mesa de diálogo no tendrá fin ni mucho menos éxito.

Las Farc no pueden seguir siendo ciegas ni sordas, el país sí quiere la paz, pero no a cualquier precio. Si bien no están derrotadas, sí están muy mermadas y sin ningún crédito internacional. La política de buscar la desmovilización voluntaria, como la equivocación en seguir comprometiendo en esta lucha insensata a los menores de edad, no les permite levantar cabeza. Es mejor que entiendan que su insistencia en el cese bilateral de fuego no será sin concentración en lugares predeterminados y con una supervisión internacional.

El Presidente ya no tiene cartas para jugar e improvisar, jugó sus restos con la presencia de la Canciller y de un representante del sector privado con la credibilidad de los empresarios. Persistencia y perseverancia para ganar la paz.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar