¿Se desploma Pacific y todos callados?

¿Se desploma Pacific y todos callados?

La descolgada sin precedente histórico de la cotización en bolsa de la acción de Pacific Rubiales Energy tiene antecedentes que ameritan una seria investigación por parte de las autoridades, aunque en este entramado se las haya maniatado y con exorbitantes gastos publicitarios se hayan cooptado medios de comunicación.

El tortuoso camino desde su máximo precio de $64.000 hasta el actual de $6.240 ha estado cruzado de bochornosos eventos que van desde el matoneo judicial al director del portal económico Primera Página, quien desde el principio alertó con pruebas sobre irregularidades, hasta escándalos en el pasado Mundial de Fútbol por parte de sus directivos, sanciones de la DIAN y recusaciones contra la Supersociedades para que no los declarara grupo económico. Sin olvidar las demandas contra Ecopetrol, su socio en Campo Rubiales hasta junio del próximo año.

Fue premonitorio el estudio del analista Mario Valencia titulado “Pacific Rubiales: Cómo hacerse rico en un país sin controles”, donde se describe la particular práctica de emisión de acciones por parte de la empresa, la cual sólo benefició a un reducido grupo de directivos, por más de cien millones de acciones que, valoradas en $30.000 cada una, implicó una oferta de títulos superior a los $3 billones y afectó gravemente a los accionista minoritarios, a quienes se les diluyó su participación. Entre éstos se encontraban los fondos de pensiones y cesantías, quienes desmontaron sus posiciones en este título que llegó a representar el 10% de la empresa, hasta casi cero en la actualidad. El daño al Mercado Público de Valores se ha consumado y es grave que la verificación de esta escandalosa emisión de acciones no sea de competencia de la Superintendencia Financiera sino del régimen canadiense.

Lo acaecido en las últimas semanas con la “frustrada” compra por parte de Alfa y Harbour, en la que se destaca la extraña intervención de los “bolichicos”, de dudosa reputación, como lo detalló Fanny Kertzman, es sólo la punta del iceberg de una cadena eventos que ameritan mayor investigación por parte de la Fiscalía, que acaba de firmar un convenio interadministrativo con la Superintendencia Financiera para casos de tanta sofisticación como los bursátiles. Hay mucho que explicar, pues las pérdidas en este caso superan las sufridas por Interbolsa.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar