Duro dar coces contra el aguijón

Duro dar coces contra el aguijón

En todos los rincones de Florencia, la mayor parte de la gente, clamamos por seguridad para desarrollar nuestras actividades con libertad.

Una ciudad como la nuestra, que ha vivido sumida en la anarquía y la inseguridad, debería recordar con presteza a Napoleón cuando expresó: “No se puede dar cátedra de pulcritud cuando sus hechos los delatan, la razón ni la verdad tienen precio, en el mundo hay dos potencias en cada espíritu: la verdad y la mentira, y a la larga, la mentira siempre es vencida por la verdad.

En Florencia y el Caquetá, hay muchas personas parecidas a las serpientes, no se dan cuenta de lo torcidos que son; razón por la cual cuando ven un camello, consideran que este animal tiene quebrada la espalda y lo peor de todo es que se enfurecen porque no pueden colocar a otros en su misma escala de idiotez.

Abrahán Lincoln manifestó alguna vez: “puedes engañar mucha gente algún tiempo, puedes engañar a algunos todo el tiempo, pero no puedes engañar a toda una sociedad todo el tiempo.

Al recordar este pensamiento nos llega a la mente de ipso facto, el verbo “ofrecer”, tan de moda en Florencia por el “grupo Nule” quien hereda el mismo cáncer terminal de María Susana, sin la esperanza de algún tratamiento de sanación, dado el caso que quienes dirigen los destinos de ese grupillo solo tienen interés de buscarse lo suyo; sus hechos hablan en voz más alta que sus palabras; se hicieron adjudicar el contrato de las casas para desplazados en San Vicente hace varios años y no han construido una sola, táctica igual de quien se creía emperadora romana, coyuntura malévola que le permitió mantenerse en el poder.

¿Y qué decir de los que la ayudaron a sostener? el pueblo debe abrir los ojos por la monstruosidad del sentido de avidez que presenta la mente y corazón de Antonio Serrano fotografiado al lado de Germán Medina y Arnulfo Gasca con altibajos tremendos en la política; al hacerles la toma fotográfica, el resultado gráfico: una foto movida, borrosa, sin contornos precisos; la opinión general es no apoyarlos en sus desmedidas aspiraciones después de semejante derrota con presidente Santos a bordo y ahora la de Susana, fariseos ineptos sustentados en esa realidad borrosa.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar