Cualquier cosa puede pasar con Venezuela

Cualquier cosa puede pasar con Venezuela

La frenética camarilla marxista venezolana que dirige el orate de Nicolás Maduro, por estos días está provocando un conflicto de consecuencias incalculables con Colombia, en donde casi todos los días tiene un nuevo repertorio, pues no solo han sido expulsados miles de Colombianos, violándoles los derechos humanos, sino que han habido incursiones por tierra y aire al territorio colombiano de parte del régimen chavista con unidades militares, en una actitud provocadora, lo cual ha sido soportado estoicamente por el gobierno de Santos, para que no se dañen las negociaciones de La Habana con las Farc, que han sido apadrinadas por el gobierno de Caracas.

A la crisis que viven Colombia y Venezuela, cuya única responsabilidad es del socialismo del siglo XXI, que es otro mote comunista, se agrega la caída de un avión Sukhoi-30 en el estado de Apure el pasado 18 de Septiembre, cuando según las autoridades venezolanas supervisaba la intromisión de una aeronave no identificada que provenía de Colombia supuestamente con drogas, sin olvidar que ese estado del país vecino limita con el departamento de Arauca en Colombia y, ha sido considerado como santuario de las Farc y el Eln, para sus negocios de narcotráfico y secuestro principalmente, ya que la guerrilla no es molestada por el gobierno chavista en el territorio venezolano.

También cabe anotar que el difunto presidente Chávez, en varias ocasiones amenazo a Colombia con sus aviones Sukhoi, llegando de manera fanfarrona a decir que un avión de esos podía despegar del golfo de Maracaibo bombardear a Bogotá y regresar al portaviones en 12 minutos, con esas afirmaciones quedaba patentada la manera hostil como la camarilla comunista totalitaria ofende la dignidad del pueblo colombiano, sin embargo la prudencia basada en la diplomacia ha sido la respuesta de Colombia.

Los presidentes de Colombia y Venezuela se pueden reunir, todas las veces que quieran para dialogar sobre la crisis fronteriza y llegar a acuerdos o desavenencias, pero mientras que el estado Venezolano este en manos chavistas, siempre habrá problemas a no ser  que Colombia caiga bajo la férula del comunismo de las Farc y sus camaradas abiertos o soterrados, porque para el foro de Sao Pablo nuestro país es  la joya de la corona, con miras a construir una falsa unidad latinoamericana que traerá esclavitud para nuestros pueblos, mediante tiranías comunistas que con un discurso miserabilista engañan a las naciones, diciendo luchar por los pobres y oprimidos y, cuando se toman el poder es por siempre, sin importarle la miseria de las masas, la democracia, la libertad y mucho menos la opinión de las mayorías nacionales.

La ex senadora colombiana piedad Córdoba, dijo en Caracas de manera apátrida, que su país exporta a Venezuela paramilitarismo y pobreza, cuando desde hace mas de 60 años muchos colombianos se han ido para el país vecino a trabajar y se han nacionalizado, principalmente por el petróleo que le ha traído en algunas ocasiones bonanzas a Venezuela, subrayando que atraves de la historia de la humanidad han existido las migraciones por diferentes motivos, como sucede actualmente en Venezuela que miles de sus ciudadanos han tenido que salir por la persecución política, la inseguridad y la situación económica.

Además el cuento que echa el régimen de Maduro, sobre la presencia de más de 5 millones de Colombianos en Venezuela es basura, porque según el propio censo de ese gobierno en el 2011, solo habían 700.000 colombianos de nacimiento y en los últimos 30 años siempre han rondado en un millón de personas las nacidas fuera de ese país, así que las falsedades de la camarilla chavista son notorias, también la señora Piedad Córdoba, por su alucinaciones chavistas, debió haber confundido a paramilitares con los narco guerrilleros marxistas de las Farc y Eln, que son socios del cartel de los soles y que se enseñorean en  el estado de Apure en donde se cayó el avión Sukhoi.

Así que en estas relaciones bilaterales cualquier  cosa puede pasar, ya que la pandilla del socialismo del siglo XXI, desde diferentes flancos conspira en contra de Colombia, principalmente con los países del Alba como: Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Cuba y por supuesto Venezuela, de ahí que la camarilla de Maduro ante la eventualidad de perder las elecciones legislativas del 6 de diciembre, ha entrado en una situación de paranoia tomando a Colombia como chivo expiatorio, para no perder el poder y como seguidora del comunismo totalitario esa camarilla es capaz de suspender las elecciones para llevar a la tierra de Bolívar a una dictadura sangrienta, que busque tener el poder eternamente, reiterando que el marxismo es la organización criminal más grande de toda la historia.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar