Visita este martes de Álvaro Uribe Vélez a Florencia Caqueta

Visita este martes de Álvaro Uribe Vélez a Florencia Caqueta

La dificultad de hacer política con ética no es nueva. Tampoco es rara la desconfianza, de ahí la duda que se desata entre los verdaderos seguidores de las ideas de Álvaro Uribe Vélez y un grupito de muchachos manejado por un individuo como coordinador, pero con UTL en otro partido político diferente al Centro Democrático. Oscar Iván Zuluaga y Daniel García se han hecho ciegos, sordos y mudos ante las quejas contra el coordinador del Caquetá, John Sneyder Vargas, sumándose ahora otro exabrupto.

Me trasladé al sitio que tenían preparado para recibir al presidente Álvaro Uribe Vélez, un cementerio de equipo de transporte pesado, sin puertas, sin techo, frente a la plaza de mercado satelital, sitio bastante peligroso de la ciudad, en donde las fuerzas de la cobardía de alguno de los grupos habilitados desde la Habana que delinquen en el Caquetá, milicianos invisibles en el espectro político, ya empiezan a asomase por las calles de Florencia en donde incuban el caldo de su mezquindad para hacer daño por su insolencia.

Hipotéticamente podemos pensar que para ellos estallar un cilindro lleno de metralla en la galería satélite repleta de campesinos y de gentes haciendo su mercado, sería un simple delito anexo a la política, legitimado por el Fiscal Montealegre y el presidente Santos, quienes consideran estos despropósitos dizque altruistas para que otros vivan mejor.

Lástima que los encargados de esta función de primer orden, tengan una mente tan limitada a pesar de existir en Florencia escenarios que brindan todos los requisitos exigidos por la ley electoral y además con las garantías suficientes para salvaguardar la integridad del presidente Álvaro Uribe Vélez.

Desde acá damos un aplauso al esquema de seguridad personal del presidente Uribe, al Ejército y Policía por haber tomado tan sabia decisión de no llegar al “cementerio” que tenían preparado los del tal comité organizador.

Que mediocridad la de dicho comité, que no admite sugerencias de los que tenemos la cabeza llena de canas; muchachos que se creen “infalibles e impolutos”; no se puede seguir adelante sin corregir estos desatinos, porque la seguridad de Uribe Vélez, fue dejada en un segundo plano, ya que a estos jóvenes lo único que les interesa es la vitrina, sin tener en cuenta el sentido de responsabilidad. Tampoco les luce ahora, lo de siempre, hacerse las víctimas.

Sobre esto, la sociedad de Florencia  desea una reflexión sosegada y que estos muchachos se concienticen, con respecto al contexto político en el cual nos desenvolvemos, que es necesario poner en práctica el consejo de los viejos uribistas, si es que en verdad aspiramos al crecimiento del Centro Democrático.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar