Colombia: Un inmenso NO plebiscitario

Colombia: Un inmenso NO plebiscitario

Desde una mesa que llaman de trabajo en la Habana, unos individuos que componen el secretariado de las farc; lo que no pudieron lograr por medio de los fusiles, el narcotráfico, la extorsión y la intimidación, ahora todo se les facilita por el deliriodel presidente Juan Manuel Santos que les durará muy poco y tendrán que afrontar la cruda realidad de un país que los detesta, porque su paz está cimentada en la mentira. Podrán lograr con argucias refrendar la falsa paz, pero ello nunca se acreditará en el corazón de los colombianos de bien, sabemos y conocemos muy bien todos sus embelecos, todos sus engaños.

Las elecciones de este seis de diciembre en Venezuela con la derrota del socialismo siglo XXI, ojalá sirva a estos criminales para que desde la Habana reflexionen y se den cuenta que no es llamando al ciudadano al monte para imponerle sus leyes, secuestrarlo, o para vacunarlo porque así es como han vivido los ganaderos, finqueros y gente de bien en el Caquetá, sometidos a los atropellos de estos cobardes, esperamos que el ejemplo de Venezuela sea un mensaje de no más tolerancia con estos que se creen semidioses.

El Plebiscito de Santos nos pone a elegir según El, entre paz o guerra, cuando la paz tiene que ser un DERECHO GARANTIZADO por parte del Estado, y no debería someterse a una especie de sorteo que implique riesgos funestos para el futuro de nuestro país. Cualquier persona desprevenida con algo de sentido común votará por el SÍ a la Paz, pero esa persona se encuentra desubicada, no sabe, no conoce, no tiene conocimiento de los 75 puntos por los cuales va depositar su voto y para acabar de ajustar, hace parte de ese 13% del umbral de la paz de Santos. ¿Por qué está pasando todo esto? Porque el Estado en manos de Juan Manuel Santos, no tiene la capacidad, de garantizar la vida, ni los bienes, ni la dignidad de nadie, mucho menos la paz.

Los colombianos debemos agradecer a las farc, que por primera vez en la historia del país mediante un inmenso NO plebiscitario, el presidente Juan Manuel Santos tenga que renunciar e irse con sus camaradas al monte o a La Habana, acompañado de su familia, Enriquito y toda la tropa de quienes componen la indignidad nacional.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar