Apreciaciones sobre Venezuela

Apreciaciones sobre Venezuela

Estimo que las apreciaciones positivas, optimistas, sobre el futuro de Venezuela, superan ligeramente a las negativas y pesimistas. Quien esto escribe figura dentro de los optimistas. Pienso que en un país con hambre, sin servicios de salud, con un gobierno dictatorial e incompetente en concepto de la gran mayoría de su población, incluyendo a su Ejército, según lo demostraron las pasadas elecciones, no resultará tarea fácil recuperar el apoyo popular que a diario incita Nicolás Maduro.

He escuchado entrevistas a periodistas, a profesionales y hasta a uno de los nuevos ministros de Maduro, declarando que tanto él como su familia han padecido hambre y dificultades para comprar artículos indispensables para la vida diaria.

No creo que las Fuerzas Armadas de Venezuela apoyen hoy a Maduro como cuando las manejaba el por entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. No creo en los recientes y ostentosos juramentos de ellas para el dictador Maduro. Los soldados rasos, los militares de mandos medios y altos también han padecido las penurias que aquejan a todo el pueblo venezolano y otean un futuro aún más oscuro bajo los relativamente pocos militares narcotraficantes que se lucran en el “cartel de los soles”.

Como se recuerda, el ministro de defensa venezolano, Vladimir Padrino López, se opuso a Cabello cuando intentó suspender los comicios el 6 de diciembre pasado, antes de que se publicaran los resultados, utilizando las milicias paramilitares creadas por el fallecido Hugo Chávez para tomarse las calles. Se ha sabido que Cabello amenazó a Padrino López con una auditoría de su gestión, procedimiento inventado por Chávez para encarcelar al general Raúl Baduel, excompañero suyo y exministro de defensa que cayó en desgracia por sus discrepancias con el régimen chavista.

Cabello solicitó la renuncia de Padrino López, ya con edad para su retiro, a mediados de diciembre pasado, y propuso otro general allegado a Hugo Carvajal, acusado de narcotráfico formalmente en los Estados Unidos. Cabello figuró como candidato para la vicepresidencia y para el ministerio de Defensa y no resultó elegido para ninguno de estos cargos, cayó a ser diputado de la Asamblea. Maduro le teme a la popularidad y al poderío de Cabello dentro del chavismo.

Se rumora que Maduro le solicitó la renuncia a todo su gabinete para eliminar al mindefensa, Padrino López, pero el Ejército lo apoyó. Ojalá que la reciente importación de cuantiosas armas desde Rusia para Venezuela, denunciada por Bloomberg, no vayan a parar a manos de las milicias paramilitares de Chávez, -enemigas del Ejército- porque esto los colocaría al borde de una guerra civil. Millones de venezolanos se refugiarían en Colombia.

La continuidad de Padrino López en Mindefensa, el distanciamiento entre Cabello y Maduro y el buen comienzo de la oposición en la Asamblea venezolana, al remover las imágenes de Chávez de su recinto, al nombrar como su presidente a un asambleísta y orador aguerrido, como Henry Ramos Allup, quien espera remover a Nicolás Maduro de su cargo en unos seis meses, nos permite la dosis de optimismo mencionada, a pesar de las grandes dificultades que se avizoran.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar