El fin de los tiempos y el “fin del conflicto”

El fin de los tiempos y el “fin del conflicto”

“Cuando la estafa es enorme ya toma un nombre decente”. Ramón Pérez de Ayala

Los que abusan de la fe, el temor y la necesidad de los hombres no tienen perdón y deben ser castigados no importa que sean terroristas o presidentes, y menos si están aliados para estafar a otros.

El fin de la vida o el sufrimiento en ella es materia prima para que los estafadores se aprovechen de los temerosos e incautos desesperados por una aparente solución que los lleva a aceptar cosas impensables.

En 1997, 39 seguidores de la secta “Puerta del Cielo” se suicidaron, y los hombres se habían dejado castrar antes, convencidos de que se salvarían del fin de nuestro planeta y sus almas obtendrían un tiquete en primera clase en un “ovni” que se ocultaba tras el cometa Hale-Bopp. La “Iglesia del Final de los Tiempos” vende por internet todo lo necesario para salvarse a quienes a punta de terror y citas bíblicas convencen de que “el fin se acerca”. El “Certificado de Salvación”, por dos mil dólares anuales, la garantiza pues dicho documento tiene total validez en cielo y ellos son los únicos con la franquicia en este planeta para expedirlo. Pero para poder salvarse hay un prerrequisito, ser virgen. Pero no te preocupes, no hay nada que no se pueda remendar, por 15 dólares te expiden un “Certificado de Virginidad”. ¡Llama ya!

Sin embargo la estafa, delito en el que mediante un engaño entregas algo de tu patrimonio o propiedad a cambio de algo inexistente, no es exclusivo de sectas seudoreligiosas. El actual gobierno en asocio con el grupo narcoterrorista Farc está ofreciendo “El Fin del Conflicto”. A los primeros 4’396.626 que voten SÍ en el plebiscito tramposo que aprobó la mayoría enmermelada del Congreso, se les garantiza “Paz” y hasta es posible que haya una promoción, el presidente del Episcopado podría ofrecerles una amnistía en el Juicio Final. ¡Vota ya!

¿Pero cuánto cuesta tanta belleza? Nada mi querido amigo del “proceso”, una bobadita. Solo violar la Constitución, acomodar las leyes a gusto del delincuente, autorizar al presidente para volverse dictador, escupir sobre las tumbas de los soldados que entregaron inútilmente sus vidas para detener a delincuentes, burlarse de las víctimas al garantizar impunidad a quienes violaron y violan niñas luego obligándolas a abortar, secuestran, ponen bombas, envenenan acueductos con petróleo y a jóvenes con drogas, extorsionan a quienes fundan empresas y siembran el campo, talan el bosque para sembrar coca, encierran a soldados durante más de diez años como a animales en campos de concentración en la selva, y sobre todo, le dejamos a los jóvenes el mensaje que ser honrado y cumplir la ley es para los idiotas, pues al que se vuelve delincuente le va mejor, se vuelve Senador, le asignan “territorios de paz” y puede seguir armado extorsionando y traficando sin que la fuerza pública intervenga, y en vez de ganarse el mínimo tendrá sueldo de millones. Si le parece muy cara esta “extorsión” es que usted es un guerrerista y debe ser fusilado como dijo el senador Benedetti.

Por la paz de Colombia, vote NO en el plebiscito tramposo.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar