Maniobras grises en Venezuela

Maniobras grises en Venezuela

Luis Almagro recogió de la manera más fiel las preocupaciones con las que arranca el 2016.

Fue el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, quien, en su mensaje de Año Nuevo, recogió de la manera más fiel las preocupaciones con las que arranca el 2016 para todos los que seguimos de cerca la situación política de Venezuela.

“Felicitamos todos los procesos electorales realizados en el 2015 (…), especialmente a Venezuela, y pedimos que nadie distorsione la voz del pueblo y su expresión más genuina –que son los resultados electorales– con estratagemas de dudosa juridicidad, ni reclamando decisiones viciadas de parcialidad a organismos reconstituidos para la ocasión”, afirmó.

Dicho llamado alude a la manera como el oficialismo escogió a 13 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y 21 suplentes, todos afines a la revolución bolivariana. Lo hizo valiéndose de todo tipo de maniobras en la Asamblea Nacional, aún bajo la batuta de Diosdado Cabello, y forzando al máximo el procedimiento que para tal fin establece la Constitución para darle un cuestionable revestimiento de legalidad al trámite.

Pronto se supo el porqué del afán. Y es que, enseguida de esto, el Partido Socialista Unido de Venezuela presentó ante esa instancia seis recursos con los que busca impugnar los resultados de las elecciones parlamentarias. Esto deja en entredicho la elección de ocho diputados opositores, pero, sobre todo, la mayoría calificada que los sectores ajenos al chavismo habían logrado en los comicios. “Que el derecho a denunciar irregularidades no se sostenga en la parcialidad de órganos con nuevos integrantes de reconocida filiación político-partidaria”, planteó al respecto Almagro.

El comentario se basa en el hecho de que tal jugada deja en manos de un tribunal que no garantiza imparcialidad una decisión de semejante talante. Algo que tiene que inquietar y obliga a recordarle al gobierno de Nicolás Maduro no solo que tiene encima los ojos del continente, sino que si pretende seguir proclamando que en Venezuela existe la democracia, debe ser fiel al más básico de sus principios rectores: el respeto a la voluntad popular. Solo eso.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar