El acuerdo logrado en el congreso de la república sobre la existencia de las zonas de concentración es orientado por un concepto patriotico y no de partido

El acuerdo logrado en el congreso de la república sobre la existencia de las zonas de concentración es orientado por un concepto patriotico y no de partido

La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia, en la ciudad de Barranquilla el día viernes 11 de marzo en las horas de la tarde, realizó un conversatorio de coyuntura política con la presencia de los Senadores José Obdulio Gaviria y Alfredo Rangel, explicando el acuerdo logrado en el Congreso de la República sobre las zonas de concentración.

El miércoles pasado se discutió la ley de orden público dado la necesidad de contar con instrumentos jurídicos para la concentración de la narcoguerrilla. En la ley estará prohibido que la concentración de guerrilleros sea en áreas urbanas. Con respecto al acuerdo dijo el Senador José Obdulio Gaviria: “… si los concentra (se refiere al Gobierno Nacional) ya comenzamos a creer que puede haber una paso hacia la desmovilización, entramos a discutir el tema de la impunidad o no, y la elegibilidad o no, y los demás temas, pero mientras no los concentre está hablando de carreta, alimentándolos y dándoles combustible…”

Las demás exigencias del Centro Democrático que no fueron incluidas en la ley de orden público quedaron en una constancia, escrita por la pluma del Senador Alfredo Rangel, sobre unas recomendaciones que el Congreso de la República, no el Centro Democrático, le hace al Gobierno Nacional para que las tenga en cuenta al momento de definir las zonas de concentración. La constancia fue firmada por el Partido Liberal, el Partido De la U y el Partido Conservador.

La finalidad de la Constancia es dejar claro el espíritu de la ley, las propuestas son las siguientes:

1.- El número de estas zonas de ubicación temporal, debe ser prudente y de tamaño reducido para facilitar el monitoreo y la verificación.

2.- Dentro de estas zonas de ubicación temporal no podrá haber cultivos ilícitos, ni minería ilegal.

3.- Estas zonas de ubicación temporal no deberán incluir áreas fronterizas.

4.- Quienes ingresen a estas zonas de ubicación temporal, deberán estar plenamente identificados, incluso con registro dactilar, quienes carezcan de identificación, el Estado les expedirá su respectivo documento.

5.- El destino final de las armas, será su destrucción al finalizar el proceso de paz.

6.- El monitoreo y verificación del proceso de dejación de armas y el cese al fuego bilateral y definitivo, estará a cargo de organismos internacionales.

Sobre la interpretación de esté acuerdo político en el sentido de que el Centro Democrático “se subió al tren de la paz” dijo el Senador Alfredo Rangel: “… nosotros no podíamos oponernos radicalmente, el Centro Democrático desde hace 3 años propuso las zonas de concentración al Gobierno Nacional, con vigilancia internacional para garantizar que los diálogos sean irreversibles y se termine con el crimen organizado de las farc, que los diálogos van en serio y tienden al desarme y a la desmovilización de la guerrilla…”

“No hemos cambiado ni un ápice de nuestro discurso sobre los acuerdos de paz, seguiremos criticando todos los acuerdos inconvenientes para el país, como ejemplos: que el gobierno esté concertando con las farc las reformas políticas institucionales, la política agropecuaria del país, la política antidrogas, las farc son el primer cartel de la cocaína en el mundo; la impunidad para crímenes de lesa humanidad, que deben tener penas de cárcel y no sanciones leves como sembrar lechugas y pintar escuelitas; no se les puede permitir elegibilidad política…”

En conclusión el acuerdo político sucedido en el Congreso de la República es un hecho político importante por dos razones:

1.- A los narcoterroristas de las farc les metimos un palo en la rueda a su táctica de convertir las zonas de concentración en espacios geográficos de tregua, de donde las fuerzas armadas se retiren a sus cuarteles, mientras las farc asumen el control político, económico y militar. Instalando zonas liberadas o republiquetas.

2.- Pone al Gobierno Nacional contra la pared en el sentido de decidir si hace caso a las recomendaciones del Congreso de la República o si decide ceder ante las amenazas del narcoterrorismo de las farc.

Twitter: @HeinzSolorzano

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar