POBRE Y DESPISTADO PRESIDENTE

POBRE Y DESPISTADO PRESIDENTE

No es el caso rasgarse vestiduras. No es el caso mesarse los cabellos (sí, así se dice cuando uno se jala el pelo de la rabia). La cosa hay que analizarla con cabeza fría. El caso no es indignarse y tirarle vainas a los gringos. Breguemos a analizar
 
¿Qué buscaba Kerry haciendo una reunión solemne y formal con las Farc?

Es obvio que todos los actos de Kerry, rector de la política exterior americana, van dirigidos al mejor provecho y a la mayor gloria de la nación que representa. ¿O será que no? Si sí, la reunión de Kerry con el señor Timochenko, que es una verdadera incógnita, ha de tener un sentido que nosotros, por nuestras innatas limitaciones, no alcanzamos a vislumbrar ni a interpretar.
 
¿Será que es una elaborada maniobra que habrá de redundar en beneficio de la cruzada universal contra el terrorismo, con la que tan comprometidos han estado siempre el pueblo y el gobierno americanos? Me temo que no. Lo digo porque la principal arma contra el terror es la moral. Lo único que derrota al terrorismo es la confianza en la justicia de la causa de quienes lo enfrentan (Churchill y el pueblo británico contra Hitler y sus hordas del terror, por ejemplo). La señal (y enseñanza) que dio Kerry con sus reuniones domingueras y habaneras con los colombianos “alzados en armas” fue completamente heterodoxa y podría dar origen a toda una revolución política mundial. Esa reunión enseñaría: 1) que rebelarse contra un gobierno legítimo puede ser legítimo. 2) que el método terrorista puede ser (en determinadas circunstancias -las colombianas, por ejemplo), más que legítimo. 3) que en materia de guerras “irregulares” todo es, desde ahora, relativo (ISIS, Hammas, ELN, podrían estar en lo justo y en lo cierto y quienes hoy los combaten ser los verdaderos criminales; y que, incluso, el crimen de ayer en Bruselas, bien podría ser un sacrificio expiatorio y liberador y no una canallada simple y llana).
 
¿Será, acaso, por qué no, que Kerry nos está enseñando una nueva manera de abocar la lucha contra las drogas? Podría ser. A veces la curación supone la previa contaminación de todo el mundo. Es, más o menos, el secreto de las vacunas. Yo recuerdo que en las numerosas, prolíficas –qué digo, ¡tumultuarias!- familias antioqueñas, las mamás aprovechaban que a uno de los vástagos le diera papera o varicela o sarampión, para, al contrario de lo que enseñaría la lógica,  contagiar a toda la manada. Lo digo porque el “proceso de paz” ha sido el mecanismo idóneo para inundar de coca todo el territorio patrio. Uno supone que esa coca se convierte en toneladas métricas de cocaína para venderle a los vecinos de Kerry en Washington; y que el dinero que ese producto reporta debe pasar por las arcas de las Farc. Eso, de ser así, habrá creado un imperio de dinero y poder. Así las cosas, cómo no va a ser más fácil para el imperio gringo, negociar con otro imperio, el cocalero. Por eso, Kerry pasará de tener que hablar con pelagatos mafiosos sobre la “solución negociada a la guerra contra la droga”, y ascenderá  en la escala de las jerarquías: va a negociar de tu a tu con las Farc. Así, por lo menos, lo entendieron las Farc y nos lo notificó por intermedio del inefable Santrich:
 
Jesús Santrich Retwitteó Diálogos Paz FARC: #UnDiaComoHoy el Departamento de Estado de EEUU, se reúne con las FARC-EP, como organización política bolivariana.
 
En este último tema, la droga, entonces, la enseñanza de Kerry es que a veces los generales abandonan el propio terreno y lo inundan todo, para, luego, aplastar al enemigo desguarnecido. Pero… No entiendo cómo sirve eso a los gringos y en qué perjudica a las Farc…
 
En fin, entendamos y reconozcamos, más bien, que Santos y Jaramillo –el pro paz- demostraron ser lo que son, unos tarados y que en su rodar son capaces de arrastrar hasta el Secretario de Estado gringo y a su pobre y despistado presidente. 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar