¡Todo es cuestión de plata!

¡Todo es cuestión de plata!

Por fin se destapó el eje de la estrategia del presidente Santos y las Farc: es el dinero… Las armas ya son una forma obsoleta de hacerse al poder que por 60 años han luchado… El presidente les mostró el camino. Si recuerdan la segunda ronda de las elecciones presidenciales entre el candidato presidente y Óscar I. Zuluaga… Misteriosamente en el departamento del Atlántico y algunos otros de la costa aparecieron unas votaciones de más del 90 % del censo electoral de algunos municipios a favor del dueño de la mermelada. Ni en Suiza vota tal porcentaje de electores… Ese es el camino, si uno tiene más de diez billones de pesos fácilmente puede comprar un buen número de gobernaciones, alcaldías, senadores, representantes e incluso la presidencia… sin disparar una bala.

Es tal la pobreza de algunos municipios de la costa y otras regiones del país, que la diferencia entre comer o no esa semana, es vender el voto… Y gane quien gane, la vida les sigue igual.

Lo que verdaderamente importa hoy para ganar unas elecciones es tener dinero y eso les sobra a la Farc. Por eso no se les ha exigido que lo entreguen o lo saquen en bultos de Colombia, como dicen personas cercanas a un aeropuerto, donde corre el rumor, de que cada semana un grupo de guerrilleros sale acompañado de una entidad internacional en vuelos chárter, con tulas llenas de no se sabe qué, porque ninguna autoridad los intercepta y mucho menos abre el contenido de esas misteriosas bolsas. Otros también comentan que por la frontera con Venezuela, constantemente entran miles de armas.

Sin fumigaciones y sin persecución pasamos de 48.000 hectáreas sembradas a casi 160.000. Dólar de $ 1.800 pasó a más de $ 3.000 y si la productividad ha subido, fruto de mejores semillas y mejores prácticas, no es difícil deducir que hoy más que nunca estamos nadando en mares de dólares, fruto del narcotráfico y con un gran cartel, dueño de la mayor parte de estas utilidades, las paupérrimas Farc.

En la revista Dinero publicaron que los negociadores de las Farc en Cuba buscan que la presencia de “S. Trinidad” sea física. El creciente interés en su excarcelación parece radicar en que el guerrillero preso es uno de los mayores depositarios de los secretos financieros del movimiento armado. Banquero antes que guerrillero, Ricardo Palmera –su nombre de pila– trabajó no menos de 17 años en la aplicación del modelo de presupuesto y financiero de ese grupo y tomó las decisiones de mayor importancia en materia de inversión de recursos provenientes del narcotráfico, secuestros y otras labores paralelas a la actividad insurgente en Colombia y en el exterior.

Por razón similar, las Farc pretenden la liberación de “Sonia”, también recluida en cárcel de EE.UU., quien nunca tuvo rango militar relevante, pero estaba a cargo de la contabilidad del comercio del narcotráfico en el Caguán. Hoy sus jefes querrán disponer de la mayor parte del dinero que han acumulado.

Pregunta importante es ¿dónde están esos recursos? De acuerdo con el experto D. Mejía, director del Centro de Estudios Seguridad y Drogas de la U. de los Andes, el negocio de narcotráfico de las Farc vale entre 4,5 % y 7,5 % del PIB y podría representarles anualmente una utilidad neta de $1,5 billones. Ocultar ese dinero supone, en su mayor medida, lavarlo. La información con la que se cuenta es limitada y procede en su mayoría de informes de inteligencia militar, según los cuales los enlaces de la guerrilla manejan algunas empresas de tráfico en Venezuela, donde la maquinaria financiera es lubricada con recursos derivados del narcotráfico y contrabando de ganado.

Y según Daniel Mejía, director del Centro de Estudios de Seguridad y Drogas de la misma universidad, si se toma a las Farc como empresa de narcotráfico y si se tiene en cuenta que una empresa vale por el flujo futuro de sus ganancias traídas a valor presente, el negocio vale entre el 4,5 % y 7,5 % del PIB. Ese cálculo resulta del valor que las Farc reciben al año: US$1.500 millones de utilidad neta por concepto de narcotráfico.

¿Qué dirán los grandes cacaos, dueños de bancos y de medios cuando empiecen a ver pasos de animal grande expropiando sus queridas empresas o quedando achicados frente a los nuevos poderosos?.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar