Las trampas del “supuesto” cese bilateral al fuego

Las trampas del “supuesto” cese bilateral al fuego

Como el mito de la caja de Pandora, tanto las negociaciones de impunipaz con el grupo terrorista Farc como el reciente acuerdo de “cese bilateral al fuego” son aparentemente un regalo magnífico que tenemos que aceptar sin dudar. Pero apenas se destapa la caja del supuesto obsequio y se mira su interior, como a Pandora le sucedió, salta un torbellino de males posiblemente irreversibles.

Muchos despistados que creen lo que el Gobierno y su aliado terrorista anuncian por los medios enmermelados, por credulidad o ignorancia expresan que el cese bilateral al fuego pactado es un logro “nunca antes visto”, y que su nivel de detalle es la muestra que está hecho por expertos. Pero la verdad es que es otro ejemplo de la habilidad negociadora del grupo terrorista Farc y de la torpeza, que ya dudo que sea involuntaria, del genuflexo equipo negociador del Gobierno.

El acuerdo no es tan detallado ni maravilloso como lo han vendido y menciono solo algunas de las trampas y peligros que se incuban en él: 1) Lo pactado no tiene ningún mecanismo de certeza sobre la cantidad de armas que las Farc tienen y las que van a entregar. Plantea porcentajes pero sobre un monto no verificable. ¿Genial no? El que necesite un negociador para perderlo todo, que llame a De la Calle y a Sergio Jaramillo. 2) ¿Qué “raro” que el Gobierno y el general Flórez, que no sé cómo concilia el sueño, “olvidaron” que las minas antipersonal son también armas de guerra y sobre ellas las Farc no asumen culpabilidad ni responsabilidad directa de retirarlas. Si es cese al fuego de verdad, que las quiten quienes las pusieron y cuando acaben conversamos, pero no a costa de las manos y piernas de los soldados y niños campesinos de Colombia. 3) Desde hace meses las Farc entregaron armas, hombres y actividades delincuenciales en “outsourcing” al grupo terrorista ELN, lo que les permitirá aparecer como inactivos, pero continuarán por intermedio de otros beneficiándose de sus negocios ilícitos y extorsionando a la población ¿gran acuerdo no? 4) El documento de cese bilateral supuestamente deja “inactivos temporalmente” a los guerrilleros, pero los términos exactos usados dejan en libertad de acción, en el mejor de los casos, a la mitad de sus miembros, las milicias de las Farc. 5) El cronograma de entregas escalonadas de armas que las Farc “quieran” entregar, hace que la realización del plebiscito se realizaría durante el periodo en que las Farc todavía tendrían la mayoría de sus armas. ¿Qué genio este De la Calle no? 6) El acuerdo de impunipaz que se negocia, no obliga a las Farc a entregar sus enormes capitales, que suman billones de dólares, aunque el presidente dice que no sabe ni cuánta plata tienen como tampoco cuántas armas tienen, lo que hace que la imposibilidad de que vuelvan a conseguir más armas y nuevas sea una mentira más. Por eso los terroristas propusieron a “Simón Trinidad” como coordinador de la entrega de armas. ¿Qué casualidad no?

Todos queremos la paz pero no a cualquier precio, porque eso es extorsión. Vote NO sin rodeos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar