Desaceleración mueve al emisor

Desaceleración mueve al emisor

La reducción de la tasa de interés del Emisor responde a que el debilitamiento de la economía es cada vez mayor. Urge la aprobación de la reforma tributaria estructural y la ejecución más eficaz del gasto público.

Contrariando las expectativas de los analistas del mercado (que esperaban que la tasa de interés del Emisor se mantuviera estable hasta principios de 2017), en su última reunión del presente año la Junta Directiva del Banco de la República decidió reducir la tasa de intervención en 25 puntos básicos. De esta forma, la nueva tasa de interés es de 7,5 por ciento.

Al constatarse que, durante el mes de noviembre pasado, los diferentes indicadores de inflación continuaron su tendencia a la baja (en los que la reducción de esta excedió los pronósticos del Banco y del mercado) y que “los efectos de los fuertes choques transitorios de oferta que desviaron la inflación de la meta siguen diluyéndose rápidamente”, el Emisor ahora se muestra preocupado con la debilidad que presenta la economía colombiana.

En particular, en su comunicado, las directivas del Banco señalan que los resultados de crecimiento del PIB total durante el tercer trimestre de 2016 estuvo muy por debajo de las expectativas. Adicionalmente, se llama la atención sobre la caída del 1,1 por ciento en la demanda interna producto de “la menor inversión y a la desaceleración del consumo”.

Estos resultados llevan a los técnicos del Emisor a realizar un nuevo ajuste a la baja en la proyección de crecimiento para todo el año 2016. En particular, se estima que este “podría ser ligeramente inferior al 2,0 por ciento”.

Lo anterior va en línea con lo que señalan los expertos en la última Encuesta de Opinión Financiera (EOF) cuando pronostican que el crecimiento para el año 2016 será de solo 1,9 por ciento. Para el cuarto trimestre de este año se espera que la economía crezca 1,8 por ciento.

La percepción de debilidad de la economía se ha hecho más evidente en los últimos días con los resultados divulgados sobre el comportamiento de la industria, el comercio y la confianza de los consumidores.

Según el Dane, en el mes de octubre pasado la producción de la industria manufacturera creció 0,4 por ciento, lo que contrasta desfavorablemente con el registro de 2,0 por ciento que se tuvo en el mismo mes de 2015. Adicionalmente, se indica que solo 15 actividades industriales (del total de 39) aumentaron su producción.

Por su parte, en octubre las ventas del comercio cayeron -0,7 por ciento. Esta contracción es mayor a la registrada un año atrás cuando fue de -0,3 por ciento.

De otra parte, según Fedesarrollo, en noviembre de 2016 la confianza del consumidor en las principales ciudades del país se deterioró. En particular, en el mes pasado, el Índice de Confianza del Consumidor “registró un balance de -4,6 por ciento”. Según Fedesarrollo, “al comparar con noviembre de 2015 se observa una caída de 11,3 puntos porcentuales”. Con esto, van dos meses consecutivos con números en rojo.

La caída del Índice responde “a una contracción tanto en el indicador de condiciones económicas como en el de expectativas”. Un asunto preocupante es que la confianza de los consumidores disminuyó en cuatro de las cinco ciudades encuestadas.

Además de la decisión del Emisor de rebajar la tasa de interés, para asegurar la recuperación del crecimiento, es necesario que el Congreso cumpla con la aprobación de la reforma tributaria estructural que el país demanda y que el Gobierno garantice un gasto eficiente y eficaz de los recursos adicionales que genere la reforma.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar