Uribe ratificó ante Papa falencias del acuerdo

Uribe ratificó ante Papa falencias del acuerdo

La reunión ayer en el despacho del papa Francisco entre el presidente Juan Manuel Santos y el exmandatario Álvaro Uribe sirvió de escenario para que este último ratificara ante el Pontífice y la comunidad internacional que no podía respaldar un proceso de paz que establece altos estándares de impunidad que el Gobierno se niega a corregir.
Tal como estaba previsto, a primera hora en el Vaticano el Papa se reunió, por separado, tanto con el presidente Santos como con el jefe de la oposición, y analizaron principalmente el tema del proceso de paz.

Según el senador y jefe del Centro Democrático, el Papa le dijo que si aceptaba charlar con el presidente antes. “Ni me lo pregunte Su Santidad, por Dios, usted manda”, le respondió Uribe. 

“Entonces ya vino el presidente Santos, él tiene su tesis; yo siempre me atreví a decirle a Su Santidad: ‘Su Santidad, él no puede imponer todo esto, tiene que aflojar un poquito por el futuro de Colombia”, relató el expresidente.

Lo que trascendió es que esa reunión tripartita en el despacho papal se llevó a cabo en términos muy cordiales pero con posturas enfáticas tanto de Santos como de Uribe. 

No a imposiciones: Uribe

A la salida de la reunión, que se extendió por más de treinta minutos, el exmandatario, tras indicar que se había sentido emocionado y conmovido ante el Santo Padre, sostuvo que había aprovechado la oportunidad para ratificar sus posturas frente al acuerdo con las Farc y explicarle sus preocupaciones al respecto.

“… Después de que ganó el No hubo unos diálogos, nosotros siempre dijimos que si ganaba el No, no estábamos en contra de la paz, sino que se modificaran los acuerdos y hubo unas modificaciones que aceptamos, pero hay unos temas que subsisten muy delicados que el Gobierno no ha querido reformarlos”, explicó el exmandatario.

Agregó que ante el Papa le repitió al presidente Santos esas preocupaciones. “Le pedí apertura y lo hice delante de su Santidad”. 

Indicó que le explicó al Papa los temas en que estaba de acuerdo con el proceso, aquellos en los cuales subsisten algunas diferencias pero que se pueden manejar en la implementación y otros temas “sumamente graves”. 

Entre estos últimos mencionó que no hubo refrendación popular del segundo acuerdo de paz, persiste la incertidumbre sobre la devolución de los miles de niños reclutados por la guerrilla, impunidad con los delitos sexuales cometidos contra las mujeres, así como el desconocimiento del paradero de más de 400 personas secuestradas.

“En el tema de justicia, subsiste una preocupación muy grande, van a sustituir por el Tribunal de las Farc durante no menos de 20 años la justicia institucional de Colombia, y esa impunidad total. ¿Por qué aquellos responsables de delitos de lesa humanidad no van a tener una sanción mínimamente adecuada? … Aquí se ha aceptado, primero que la base de las Farc no vayan a cárcel; segundo que haya una sanción adecuada para los cabecillas responsables de atrocidades; por favor, si van a estar en esas zonas de concentración nosotros lo aceptamos, pero por favor, que haya unas mínimas condiciones penitenciarias”, reiteró.

También habló sobre la necesidad de un ajuste al tema de la elegibilidad política de los guerrilleros: “Ya tienen unos representantes que van a empezar asistir a Senado y Cámara. En Colombia no se permite hoy la elegibilidad a personas responsables de estos delitos (por qué) sí se lo van a permitir a Farc ¿Por qué no lo hacen después de que cumplan mínimamente una sanción?”.

Por último mencionó el riesgo de la conexidad del delito político con el narcotráfico.

Llamado papal

Al ser interrogado sobre qué le había dicho el Papa Francisco, Uribe dijo que “…hizo una invitación muy generosa al diálogo y yo me atreví a decirle al presidente Santos: ‘Presidente, permítame cambiar unos temas de estos’, porque si van ahora simplemente a la implementación en el Congreso el Gobierno tiene mayorías, imponen todo, y si no acepta cambiar uno de estos temas los van a imponer eludiendo, además, la refrendación popular que se habían comprometido”.

De allí que el exmandatario insistiera en que en aquellas propuestas de ajuste en donde persista el desacuerdo, el tema se llevará a las urnas. “En fin, ojalá se pudieran hacer unas modificaciones, ojalá se permitiera que aquellos puntos esenciales sobre los cuales subsiste un desacuerdo se pronunciara el pueblo colombiano, como fue la oferta inicial, como fue la norma inicial; y la verdad es que del comunicado de la Corte (Constitucional) se desprende que eso no lo ha prescrito la Corte, inclusive insinúa que se pueda dar”.

Por último recalcó que los líderes del No estarían dispuestos a nuevos diálogos con el Gobierno, “siempre ha habido esa disposición para buscar unos acuerdos”, aunque mencionó que el ‘fast track’ o vía rápida de aprobación de leyes y reformas derivadas del acuerdo de paz, era “un problema técnico jurídico”.

No polarización: Santos 

A su turno, el jefe de Estado afirmó que el papa Francisco reiteró su apoyo al nuevo acuerdo de paz y a su pronta implementación.

“Me reiteró ese apoyo. Me reiteró el apoyo al nuevo acuerdo de paz. Me reiteró el apoyo a la pronta implementación del acuerdo”, dijo.

El mandatario dijo que le había explicado al Papa el ‘fast track’ y que este tenía “visto bueno de la Corte Constitucional”.

Santos reiteró su deseo de evitar la polarización en el país y afirmó que “ahí hay una oportunidad para demostrar que podemos ponernos de acuerdo sobre cosas importantes para el país. La división a nadie le conviene. La polarización a nadie le conviene”.

“Qué mejor que poder encontrar un tema, en este caso el más importante de todos que es el tema de la paz, para poder hacer coincidir nuestras opiniones y nuestros puntos de vista”, añadió.

Según Santos, le agradeció al Papa “el gesto de haberse prestado” para la reunión con Uribe.

“Le dije al expresidente Uribe que estamos siempre dispuestos, como lo hemos manifestado en ocasiones anteriores, en seguir dialogando (…) que podemos ponernos de acuerdo sobre cosas importantes para el país”, dijo el Jefe de Estado. 

Cultura del encuentro: Vaticano

Tras las reuniones por separado del Papa con Santos y Uribe, y luego la cumbre tripartita, el Vaticano expidió un comunicado según el cual 

“Se expresó reconocimiento por el apoyo del Papa al proceso de paz, así como la esperanza de que dicha paz sea estable y duradera. En ese sentido, se puso de relieve, la importancia del encuentro y de la unidad entre las fuerzas políticas colombianas y del compromiso de las Farc, mientras la Iglesia local podrá continuar ofreciendo su contribución a favor de la reconciliación nacional y de la educación al perdón y a la concordia. También se abordaron algunas cuestiones relacionadas con la actualidad regional”, precisó el Vaticano.

Se agregó que luego el Pontífice se reunió con Uribe, primero en audiencia privada y luego junto con Santos. 

“El Papa habló de la ‘cultura del encuentro’ y señaló la importancia de un diálogo sincero entre todos los actores de la sociedad colombiana en este momento histórico”, precisó el comunicado, sin ahondar nada más respecto a lo dialogado con Santos y Uribe, o las versiones dadas por estos luego del encuentro con el Pontífice.

Aunque algunos analistas y medios de prensa interpretaron las declaraciones de Santos y Uribe como una prueba de que la reunión fracasó, lo cierto es que la cumbre fue citada por el Papa con el objetivo de generar un escenario de encuentro entre ambos dirigentes, sobre todo después de que se rompiera el “diálogo nacional” para reajustar el denegado acuerdo de paz en el plebiscito del 2 de octubre.

Como se sabe, Santos si bien recibió las propuestas del No para ajustar el pacto, al final renegoció solo con las Farc, firmó unilateralmente el pacto, lo refrendó por la vía legislativa y pidió a la Corte Constitucional que le rehabilitarán el ‘fast track’, todo ello con la oposición de Uribe.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar