En 2018, 159 menores de edad salieron de la guerra

En 2018, 159 menores de edad salieron de la guerra

Actualmente, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) acompaña a 252 menores de edad en el restablecimiento de sus derechos, después de haber sido reclutados por grupos al margen de la ley. De ellos, 159 ingresaron al programa entre enero y octubre de 2018, durante 2017 lo hicieron 55.

Si bien esta es una buena noticia porque son niños y jóvenes que podrán disfrutar de sus derechos a plenitud y dejar atrás el horror de la guerra, también es una estadística que habla de un problema que persiste y con el que no se ha podido acabar aunque se firmen acuerdos de paz.

Los menores de edad siguen siendo carne de cañón fácil de conseguir y barata de mantener. Siempre fresca y arriesgada, como lo han identificado quienes estudian la problemática.

De los niños, adolescentes y jóvenes desvinculados de los grupos armados en 2018, 72 vienen del Eln, 58 de las disidencias de las Farc, 22 de bandas criminales, cuatro del Epl y tres de grupos armados por establecer.

Por otra parte, de los 252 niños y adolescentes atendidos en la actualidad, 58 están en el departamento de Antioquia, le sigue Valle del Cauca con 53, Bogotá, 35; Meta, 46; Caldas, 14; Red de Protección, nueve; Cauca, seis; Huila, dos; Putumayo, dos; Arauca, uno; Atlántico, uno y Caquetá, uno.

El ICBF aclaró que pese a que los menores de edad son atendidos en estos territorios del país, no necesariamente se desvincularon de los grupos armados en estas zonas.

Estas cifras se suman a las históricas, que dan cuenta de que desde 1999 hasta la fecha, el ICBF ha atendido 6.570 menores de edad desvinculados.

“Desde hace cerca de dos décadas en el ICBF adelantamos un programa de atención especializada que integra de forma permanente el desarrollo de procesos de formación y fortalecimiento para el cumplimiento del proyecto de vida de los menores de edad desvinculados y el restablecimiento de los derechos que les fueron vulnerados”, aseguró Juliana Pungiluppi, directora del Instituto, quien además señaló la importancia del compromiso de toda la sociedad para garantizar reintegración en la vida civil digna.

Si no existe garantía para que los menores regresen a su familia, quedan bajo protección de la entidad, “porque muchos de estos niños se fueron a los grupos armados ilegales porque su familia no era garante de derechos’’, dijo.

A lo que la ONG Save the Children agregó: “gran parte de las medidas que son necesarias para transformar la vida de la niñez víctima del conflicto armado, también dependen de una sólida base social y comunitaria, que desarrolle una apropiación cultural del enfoque de derechos humanos”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar