Sugerencias al Niño Dios

Sugerencias al Niño Dios

Querido Niño Dios, trae en tu agenda, y con la bendición del Padre Eterno, el texto de la ley de principios y valores, para que la entregues al presidente Duque/Uribe, es la única ley que puede salvar a nuestro país, puesto que estamos viviendo en una sociedad tan deshumanizada donde los principios y valores se han perdido totalmente. Está comprobado que los métodos represivos para combatir la corrupción, el narcotráfico, los feminicidios, la violación de menores y otros tantos males que nos afectan no son los más efectivos.

Querido Niño Dios: el mejor regalo para los colombianos es visitar las cárceles de Colombia, que en su mayor parte son toda una vergüenza, con hacinamiento a todo dar, mala alimentación, los penales contaminados, malolientes y llenos de enfermedades. Hay establecimientos carcelarios con un hacinamiento de más del 100 %.

Pide a los administradores de la justicia que sean un poco más humanos con las personas que por una u otra circunstancia caen en desgracia, no se justifica que en casi todas las cárceles del país se violen los más elementales derechos humanos.

A través de esta columna hemos propuesto el llamado Plan Padrino de Descongestión Carcelaria, pero no ha tenido ningún eco ante las autoridades competentes, ni siquiera se han dignado a decir muchas gracias.

Querido Niño Dios, como de costumbre llegarás al país de las maravillas llamado Colombia, pleno de recursos humanos y naturales, pero lamentablemente padeciendo del terrible flagelo de la corrupción y del narcotráfico; últimamente ha aparecido otro terrible flagelo llamado gota a gota, que es el látigo de la pobreza absoluta y de quienes no tienen posibilidad de conseguir crédito bancario.

Se dice que caer en manos de esta guacherna de ladrones es el peor suplicio para las familias, que muchas veces ven morir a sus seres queridos por el incumplimiento del pago de una o varias de las usureras cuotas. Te pedimos, Niño Dios, que visites a la señora ministra de Justicia, al procurador y al fiscal general de la Nación, para que dicten normas efectivas con el fin de acabar con estos usureros de marca mayor.

Como consecuencia lógica de todos estos males, te sugiero, querido Niño Dios, visitar en el Palacio de Nariño a nuestro joven presidente, para que le recomiendes ser más audaz y astuto en sus decisiones, puesto que le está faltando más verraquera para meter en cintura a los exguerrilleros de las Farc que dejaron las armas y posteriormente desertaron para continuar con las suyas, apercollando a los campesinos de las zonas rurales de Colombia.

También debes visitar el Congreso de la República para someter a tan indisciplinados padres de la patria, que se creen los dueños del país y cada que se tramita una reforma política, anhelo de todos los colombianos, le cuelgan micos y orangutanes; brincan de curul en curul haciendo de las suyas, finalmente aprobándola a su acomodo, como acaba de ocurrir con la reforma política donde a las listas a corporaciones legislativas les quitaron la supremacía de ser cerradas, para seguir creando empresas políticas de garaje, con dineros calientes y mal habidos para el llamado voto preferente.

Finalmente, Niño Dios, tal cual está nuestro país, se requiere que el presidente Duque convoque una asamblea nacional constituyente; con el fracaso de la reforma política y de la justicia, todo indica que es el pueblo como constituyente primario quien debe poner orden a tanta vagabundería.

El Congreso de la República, tal cual está diseñado y funcionando, no pasa de ser un ultraje a la sana democracia, puesto que son personajes, con algunas excepciones, que se consideran intocables, no dan el brazo a torcer cuando llega algún proyecto de ley que pone en peligro su estabilidad en el Congreso.

Los últimos meses del año 2018 se presagiaron como de enormes dificultades, la sola ley de financiamiento ha puesto a temblar a los pulpos económicos de nuestro país, esperemos a ver cómo reaccionan para los inicios del 2019.

Acuérdate también, Niño Dios, de los cientos de feminicidios que ocurren en Colombia, con la muerte de un promedio de cinco mujeres al día, algo tan cruel y desesperante que ya las autoridades no encuentran qué camino coger.

De otro lado, los abusos a los menores de edad están batiendo el récord en áreas urbanas y rurales de Colombia, diariamente por noticieros se denuncian casos tan graves que dan a entender que estamos habitando un país totalmente deshumanizado.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar