Carta de Fernando Alameda A. a la Dirección Nacional del partido Centro Democrático con motivo de la reunión del 04/02/2019

Carta de Fernando Alameda A. a la Dirección Nacional del partido Centro Democrático con motivo de la reunión del 04/02/2019

Bogotá, enero 29 del 2019

Señores
DIRECCIÓN NACIONAL
PARTIDO CENTRO DEMOCRÁTICO

Respetados señores:

En vista de la imposibilidad de acompañarlos por asuntos personales, a la reunión convocada por la Directora Nacional el próximo 4 de febrero del año en curso, he decidido plasmar con la presente mis opiniones sobre varios asuntos que supongo van a debatirse en dicha reunión.

CONVOCATORIA DE CONVENCIONES.

Desde diciembre del año 2017 las Convenciones territoriales debían haberse convocado según el Parágrafo Transitorio del Capítulo 4 del Estatuto.  Esta dirección aceptó en ese momento posponer el claro mandato establecido en el parágrafo para que las Convenciones fueran realizadas posteriormente al ejercicio electoral del año 2018 con el argumento válido de que las convenciones no estuvieran influidas por el debate electoral, el cual terminó en junio del año 2018.

Las convenciones según dispone el estatuto en su artículo 57 establece que estas deben ser convocadas al menos 6 meses antes de las elecciones territoriales.

Las Convenciones son “el máximo órgano de decisión del Partido en su respectivo nivel…..serán una instancia amplia de participación de los miembros de los departamentos y municipios del país”, art 53.

Para mi es claro que las convenciones no son un asunto voluntario y que el partido si quiere fortalecerse debe considerar estas convocatorias y las realizaciones de sus convenciones como algo prioritario.

Por eso es contradictorio que no se hayan convocado las convenciones durante los seis meses del año pasado cuando ya habían terminado los procesos electorales.

Durante todo el año pasado una de las orientaciones era la del crecimiento de la militancia y con el comunicado 001 se deja como voluntario por parte de los Directorios Territoriales la convocatoria o no de las Convenciones, o sea la participación o no de los militantes que se han afiliado en todo el país.

CONTRADICCIÓN ENTRE CANTIDAD Y CALIDAD

Uno de los argumentos que se esgrimen para no convocar las convenciones donde hay un número relativamente importante de militantes es el riesgo de que una fuerza extraña a la corriente uribista que representamos, se apodere por medio de mayorías de las convenciones. Aunque este riesgo siempre existe, determinar un procedimiento para definir la intención buena o mala de una fuerza que tiene militantes en una determinada región o municipio es casi imposible.

Ante esta eventualidad considero que hay por lo menos tres mecanismos que pueden aplicarse para que ese riesgo se minimice.

  • El primero es que las Convenciones que se realicen deben utilizar el método de planchas para garantizar la presencia de la minoría en la dirección territorial. De otra forma siempre la mayoría sería la única representada en esas direcciones.
  • El segundo es un mecanismo que está establecido en el Estatuto y que permite no solo filtrar a los militantes, sino que les entrega a los mismos el sentido de pertenencia del partido y fortalece las finanzas del mismo. En el Artículo 13 DEBERES, numeral 6 dice: “Realizar contribuciones económicas al Partido, sea en dinero o en especie, en la medida de sus posibilidades.
    ”Sobre este último asunto, no solo casi todos los partidos modernos lo usan, sino que el nuevo partido Vox en España ha señalado ese camino para tener un crecimiento importante pero sólido. Les recomiendo a los interesados leer el siguiente enlace: https://www.elconfidencial.com/espana/2018-12-15/de-4-951-a-20-706-vox-cuadruplica-su-numero-de-afiliados-en-solo-un-ano_1704750/
  • La formación y educación del nuevo militante debe ser más exigente y solo hasta que el aspirante cumpla unos mínimos en su formación, se le entregue la militancia que no simplemente es la credencial como votante, sino un compromiso con el partido y sus tesis.

LISTAS ABIERTAS O CERRADAS

Sobre este tema a esta Dirección Nacional le ha faltado debatir la experiencia pasada y si efectivamente se lograron los resultados esperados al abrir las listas casi en todos los casos.

Al respecto quiero señalar que solo desde el punto de vista de resultados, sin entrar en el debate político y de costos de las campañas, el análisis debe hacerse no contemplando el crecimiento de nuestra votación en términos de valores absolutos sino relativos al crecimiento de la votación general en cada caso.

Si hacemos ese ejercicio, el resultado para el caso del senado es que a nivel nacional decrecimos. Esto se evidencia en el número de curules obtenidas.

En el caso de las Cámaras hay en varios de los departamentos un crecimiento real, pero en muchos de estos, el ejercicio en el año 2014 no se dio o fue muy débil. Hay dos ejemplos que nos pueden ayudar a sacar conclusiones. En Bogotá de pasar de lista cerradas a abiertas el crecimiento fue negativo y en cambio como contraejemplo en el Magdalena de pasar de lista abierta a cerrada tuvimos uno de los mayores crecimientos.

Claro que las listas cerradas solo son bien recibidas por los aspirantes, si estas se construyen por medios democráticos internos, de lo contrario el aspirante prefiere la lista abierta para poder medirse en la opinión pública sin depender de mecanismos no democráticos en el partido.

SUGERENCIAS

Frente al hecho claro de la demora en la convocatoria de las convenciones, se puede comprender que las personas que hoy dirigen el Partido, la Directora Nacional y la Secretaría General, no tienen el tiempo suficiente para resolver los asuntos organizativos en las regiones y municipios.

Creo por tanto necesario crear un cargo administrativo como es el Secretario de Organización. Las funciones de este secretario serían única y exclusivamente la de relacionarse con los territorios y fortalecer con su presencia y autoridad la institucionalidad y organización del partido en forma permanente y no solo cuando se acercan los comicios electorales.

En cuanto al momento actual en que el partido debe definir unos candidatos y dar unos avales y con la premura del momento, solo me queda por decir que la selección de los mismos, correspóndale a quien le corresponda y sin la aplicación del Estatuto ni de sus mecanismos democráticos, se haga pensando en candidatos de opinión y que el argumento esgrimido hasta el momento de que deben escogerse candidatos con “votos” o “recursos”, no sea el que se aplique. Los hechos pasados nos han demostrado que ese camino nos lleva a debilitarnos ante la opinión y no logra los objetivos prácticos que se esgrimen.

La democracia es un concepto que defendemos para aplicarlo en la sociedad, junto con este están los conceptos de libre pensamiento y libre competencia. No es coherente buscar que esos conceptos se apliquen en la sociedad que queremos, si no comenzamos por aplicarlos en la vida diaria de nuestro partido.

Cordialmente,

Fernando Alameda A.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar