Así va la investigación por atentado del ELN contra la Policía en Bogotá

Así va la investigación por atentado del ELN contra la Policía en Bogotá

Ayer se completó un mes desde el atentado contra la Escuela de Cadetes General Santander en Bogotá, perpetrado por el ELN, y desde entonces la Fiscalía General, en conjunto con la dirección de la Policía Nacional y el Ministerio de Defensa, no han cesado en su labor para dar con los responsables.

Las indagaciones dejan hasta ahora la captura de dos hombres por su presunta participación en el peor ataque terrorista de los últimos años.

Uno de los dos capturados es Wilson Arévalo, el hombre que vendió a José Aldemar Rojas Rodríguez, el autor material del ataque terrorista, la camioneta con la que se realizó el atentado el pasado 17 de enero.

En los últimos días fueron revelados nuevos elementos que relacionarían con el hecho terrorista a Arévalo, quien permanece recluido en el pabellón de máxima seguridad de la cárcel La Picota en Bogotá y fue nuevamente imputado la semana pasada en los juzgados de Paloquemao.

Para el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, las autoridades cuentan con suficiente material probatorio sobre la posible participación del capturado en el ataque.

Uno de los principales elementos con los que cuenta la Fiscalía es que Arévalo habría mentido en la declaración que entregó el 17 de enero, cuando se presentó voluntariamente ante los investigadores.

Según las autoridades, el hombre manifestó en ese momento que tras venderle la camioneta Nissan Patrol a José Aldemar Rojas, en el mes de mayo de 2018, se la entregó a través de un joven que la recogió en Saravena (Arauca) y no volvió a tener contacto ni con el vehículo ni el comprador.

Sin embargo, los nuevos resultados de la investigación indicaron que al parecer Arévalo continúo transitando en ella por Arauca hasta noviembre, cuando él mismo la condujo a Bogotá para entregársela a Rojas Rodríguez.

Según el fiscal Martínez, entre el 23 y 24 de noviembre la camioneta fue conducida por Arévalo recorriendo Tame, Paz de Ariporo, Yopal, Villavicencio y – finalmente – Bogotá, para ser entregada en una bodega al autor material del atentado.

Sobre la venta de la camioneta, el director de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa, agregó que en las primeras declaraciones Arévalo detalló que al iniciarse la transacción del vehículo le fueron entregados $10 millones y que posteriormente fue dado el faltante del total de la compra: $25 millones, para un total de $35 millones.

De otro lado, Briggite Jerez, esposa de Arévalo, afirmó que su compañero sentimental no es un terrorista, sino un productor de derivados lácteos.

“Hay errores en este caso. Las autoridades lo capturaron a él por presentar respuestas, pero Wilson no tiene nada que ver con todos los señalamientos que le hacen. Su único error fue haber vendido una camioneta que ya no le era útil”, expresó Jerez.

Sobre la noche de la captura, la compañera sentimental de Arévalo denunció maltrato por parte de las autoridades y detalló que en ese momento un niño de cuatro años presenció la judicialización, lo que al parecer le generó daños emocionales.

La otra línea de investigación de la Fiscalía frente a Arévalo recae sobre sus movimientos financieros. Según información obtenida en registros públicos, el hombre figura como una persona dedicada a la elaboración y comercio de productos lácteos y al parecer en los últimos años por sus cuentas han pasado en promedio $1000 millones.

Para la Fiscalía General de la Nación, los dineros de Arévalo supuestamente son de procesos ilegales, debido a su posible relación con el ELN, puntualmente con la estructura Domingo Laín Sáenz.

Por otro lado, una interceptación telefónica posterior al atentado llevó a que las autoridades relacionaran con este hecho a Ricardo Andrés Carvajal Salgar, quien fue capturado en la madrugada del 18 de enero en el barrio Los Laches, en el centro de la capital de la república, e imputado por homicidio agravado y terrorismo.

El Fiscal detalló que en el allanamiento se le incautó un celular, un manual del combatiente ‘Primera Fase de Instrucción’ y varios overoles. “De acuerdo con las evidencias técnicas que reposan en el sistema Esperanza de la Fiscalía General de la Nación, (Carvajal Salgar) reconoce participación en el acto terrorista que ocurrió en la Escuela de Policía General Santander”.

En las audiencias, Carvajal se declaró inocente afirmando que los audios interceptados donde se escucha su voz atribuyéndose el atentado solo correspondían a un “comentario de mal gusto”.

“No hago parte de ninguna organización ni nada parecido”, dijo Carvajal en una carta que envió desde la cárcel La Picota, donde se encuentra recluido, y con la que intentó explicar su situación judicial en el caso de la General Santander.

En la misiva, que fue divulgada por el excandidato presidencial y hoy senador Gustavo Petro, Carvajal narró lo que habría hecho antes, durante y después del atentado, cuando fue detenido por las autoridades en su casa. Por ahora, la investigación en su contra aún se adelanta.

Investigación interna

En la medida en que más detalles se han conocido sobre el atentado, también han surgido cuestionamientos sobre la seguridad de la Escuela General Santander, principalmente en lo relacionado con los controles que se realizaron al momento del ingreso del vehículo al patio del lugar.

Fuentes de la Procuraduría General de la Nación le dijeron a Colprensa que tras el ataque, el Ministerio Público abrió una indagación en este frente. No obstante, al conocer que la Policía Nacional abrió una investigación interna, la delegada del caso por parte del organismo de control dejó esto en manos de la institución, con “supervigilancia administrativa”.

Pese a esto, la Policía Nacional aún no ha dado detalles de cómo avanza la investigación interna y – a su turno – el ministro de Defensa, Guillermo Botero, aseguró que “no se debe buscar el responsable en la seguridad de la Escuela”.

Homenaje

Con un video de dos minutos circulando en redes sociales, el Ministerio de Defensa, la Policía y el Gobierno Nacional quisieron recordar ayer a los 22 cadetes que fallecieron en el ataque terrorista a la Escuela de Cadetes.

“#AEstaHora recordamos a los 22 cadetes de nuestra @EscuelaDCadetes asesinados hace un mes. Elevamos una oración por sus almas. #1MesRecordándolos @infopresidencia @ViceColombia”, dice el trino del Ministerio de Defensa.

Asimismo, la cuenta oficial de la Presidencia de la República también trinó: “Hace un mes el terrorismo le arrebató la vida a 22 jóvenes que se estaban formando para entregarlo todo por el país, llenando de tristeza a toda Colombia. Hoy cumplimos #1MesRecordándolos, solidarizándonos con nuestra @PoliciaColombia y rechazando cualquier acto de violencia”.

El ataque terrorista generó rechazos de todos los sectores del país, además de ello, permitió que el Gobierno culminara el proceso de paz que se adelantaba con el ELN.

Wilson Arévalo debe responder por terrorismo agravado, homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y concierto para delinquir agravado.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar