¿Quién está detrás de los asaltos a buses de AutoFusa?

¿Quién está detrás de los asaltos a buses de AutoFusa?

Este miércoles, un vehículo que iba de Bogotá a Girardot fue desviado de la ruta y quemado.

Los 20 pasajeros que viajaban entre Bogotá y Girardot en un vehículo, de placas SMB 754, afiliado a la empresa AutoFusa fueron despojados de sus pertenencias.

Los cuatro hombres que fueron recogidos en el camino, en la madrugada de este miércoles primero de mayo, los encañonaron, obligaron al conductor a desviar por otra ruta y en un paraje solitario los hicieron bajar.
Luego de robarlos, quemaron el automotor e hicieron amenazas.

En su huida, los delincuentes no lograron prender la motocicleta en la que se movilizaban y la dejaron abandonada cerca del sitio en donde se presentaron los hechos.

Así se desprende del informe preliminar de las autoridades y de los voceros de la propia empresa afectada, quienes advirtieron que esta no es la primera vez que suceden este tipo de ataques.

Según la información de la transportadora, el pasado domingo 28 de abril, al parecer varios sujetos llegaron hasta un parqueadero ubicado en inmediaciones de la avenida Boyacá entre las Américas y la calle 13, presuntamente intimidaron al vigilante y le entregaron un volante con amenazas contra esa compañía.

Luego, según voceros de esa empresa, los hombres armados trataron de quemar uno de los buses grandes afiliados a la empresa que estaba allí parqueado, pero por fortuna se logró dar aviso a tiempo y el vehículo no fue incendiado.

En AutoFusa informaron que tras la firma de los acuerdos de paz con la guerrilla de las Farc, la empresa no había sufrido ni un solo ataque.

El pasado 27 de octubre de 2018, al menos cinco hombres armados le salieron al paso a un bus que cubría la ruta Pandi-Venecia en Cundinamarca. Hicieron bajar a los pasajeros, instalaron cilindros de gas en los extremos del vehículo y le informaron al conductor que AutoFusa era objetivo militar.

En la versión entregada a EL TIEMPO, directivos de AutoFusa señalan que los sujetos se identifican como un grupo residual que se está reagrupando en la zona.

“A nosotros nos llamaron y nos informaron que teníamos que ir a Arauca para la cuota de colaboración”, dijo la fuente que pidió reserva de su nombre por seguridad.

Entre tanto, el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, dijo que las autoridades investigan el caso y ya están sobre la pista de los delincuentes. Todo parece indicar que se trata de delincuencia común que se hace pasar por grupos residuales para extorsionar a los empresarios.

Durante sus 22 años de operaciones, la empresa AutoFusa ha perdido 19 buses a manos de seis frentes de la guerrilla de las Farc que operó en la zona, según la fuente de la compañía.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar