Photo Uribe
Logo Small

Jueves 19 de Septiembre del 2019

La financiación de la equidad

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 22/03/2015

 

Ilustración Esteban París / El Colombiano

Una orden de tutela de la Corte Constitucional implicará el diseño de todo un programa de asistencia social, que por equidad es benéfico. Pero la población subsidiada crece cada vez más.

Mientras esta semana los magistrados de la Corte Constitucional lidiaban con una crisis moral sin precedentes, se supo que una sala de revisión de tutelas de esa corporación ordenó al Departamento Nacional de Planeación (DNP) incluir a los habitantes de la calle en el Sisbén, y a la Registraduría Nacional del Estado Civil tramitar gratis su cedulación.

Como ya es usual, no se conoce aún el texto completo de la providencia, por tanto esas entidades deberán esperar que les notifiquen exactamente qué es lo que deben hacer. Por el momento, parece ser una de aquellas decisiones de tutela a las que la Corte imprime carácter de mandato general, renovando su autoconcedida facultad de legislar.

Desde el punto de vista de la equidad, la Corte Constitucional ratificaría su jurisprudencia al ordenar la inclusión de los pobladores de la calle en el Sisbén porque, en razón a las grandes privaciones que padecen, hacen parte del núcleo más pobre del país. Y el Sisbén constituye el medio adecuado con que cuenta el Estado para que estas personas accedan a los beneficios de diversos programas sociales.

Un estudio reciente del Banco de la República encontró que, a pesar de los múltiples problemas que se tuvieron en las primeras etapas de operación del Sisbén, este, como instrumento de focalización del Régimen Subsidiado en Salud, ha tenido un desempeño aceptable. Las mejoras introducidas a mitad de la década pasada permitieron corregir varias de las limitaciones detectadas. Sin embargo, se deben fortalecer aun más los instrumentos y los mecanismos de focalización.

En este orden de ideas, el mayor reto que tienen los programas de apoyo social a los grupos de menores recursos es definir con precisión la población beneficiaria de los mismos. Para ello la disponibilidad de información actualizada y de calidad es un asunto crucial. Por ello, lo primero que deberá hacer el Gobierno (en cabeza del DNP) para cumplir con lo ordenado por la Corte Constitucional es establecer para todo el territorio nacional el censo de población indigente (o pobladores de la calle). Muy seguramente la realización del Censo de Población en el próximo año sea la oportunidad propicia para recabar esta información.

Paralelamente debe hacerse un seguimiento a los efectos que esta política social logra con sus beneficiarios en la mejora de su calidad de vida y en las posibilidades que potencian la superación de la marginalidad. Una política meramente asistencialista a perpetuidad puede ser políticamente rentable en el corto plazo para quien la auspicia pero hay que tener en cuenta que quienes asumen la carga financiera son los cotizantes al sistema general de seguridad social, es decir, la otra mitad que hace grandes esfuerzos, aporta y sostiene el Sisbén. No son los políticos.

Habrá, pues, que definir las líneas de intervención más pertinentes e idóneas, y establecer los costos que de ellas se derivan, para apropiar los recursos financieros requeridos. Ello no solo es importante en el caso de las grandes ciudades, algunas de las cuales adelantan programas sociales dirigidos al grupo de habitantes de la calle, sino que resulta de gran importancia para las ciudades intermedias y las cabeceras de tamaño medio donde la institucionalidad es limitada.

La ejecución de los programas sociales ordenados judicialmente deberían tener como objeto asegurar la equidad, ya que demandan grandes esfuerzos institucionales y financieros que, ojalá no lo olvidara nadie, son pagados por los ciudadanos que juiciosamente, sin trampas, pagan sus impuestos a un Estado que cada vez exige más y más.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed