Photo Uribe
Logo Small

Sábado 20 de Julio del 2019

Otra salvajada

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 14/01/2015

 

Boko Haram centro. Foto: bayiri.com

En el mundo no puede haber víctimas de primera y segunda categoría.

Y así como ha habido un rechazo masivo y mundial por la masacre perpetrada en París en contra de la libertad de expresión, de la misma forma se debe condenar la salvajada —no se puede describir de otra forma— cometida por el grupo terrorista y fundamentalista Boko Haram en Nigeria. Entidades no oficiales cifran en 2.000 los asesinados por este grupo en Baga, una pequeña población ubicada en inmediaciones del lago Chad. El Gobierno dice que fueron 150. Sea cual sea la cifra cierta, es una barbaridad que merece la atención del mundo entero.

Pese a sus diferencias, hay varios elementos en común entre la masacre con la que se quiso silenciar a Charlie Hebdo y la perpetrada en Baga. Entre ellos, la intolerancia de sus perpetradores, ese deseo de acabar con “infieles” y “blasfemos”. Ya lo han dicho miles de musulmanes. El problema no es el islam sino una lectura fundamentalista que se ha hecho de él. Porque —valga recordarlo— la violencia de estos grupos ha afectado asimismo a sociedades mayoritariamente musulmanas, como Irak y Yemen, donde no hace mucho murieron 33 personas por culpa de un carro bomba instalado por Al Qaeda.

Boko Haram, pese a traducir literalmente “la pretenciosidad es pecado”, puede ser traducido como “la educación occidental es un pecado”. Casos tan atroces como el secuestro de casi 200 niñas de una escuela en Chibok, un pueblo al norte de Nigeria mayoritariamente cristiano, son muestra de ello. El ataque fue justificado por su líder, Abubakar Shekau, diciendo que las niñas no deberían estudiar “sino servir de esposas”. Una posición similar a la del talibán que disparó contra la joven paquistaní Malala Yousafzai. La hoy premio nobel de paz fue atacada, simple y sencillamente, por promover el derecho de la mujer a la educación.

Pero, de nuevo, frente a esta barbarie de la intolerancia se deben evitar las lecturas simplistas y xenófobas, que terminan siendo tan intolerantes como el mismo Boko Haram. También la tentación a reducirlo todo a un problema religioso. Tras lo sucedido en Nigeria, Francia y Yemen, hay una serie de tensiones geopolíticas y socioeconómicas que hay que tener en cuenta: gobiernos inestables, exclusiones, sociedades pobres y conflictos por rentas legales, como el petróleo, e ilegales, como el tráfico de armas, muchas veces aupados por las mismas potencias occidentales.

De la misma forma, estos no son conflictos exclusivamente nacionales. El de Boko Haram, por ejemplo, es un conflicto transnacional, como lo han demostrado los combates entre ese grupo y el ejército camerunés, que este fin de semana dijo haber repelido un ataque con un saldo de 143 terroristas muertos. El fundamentalismo puede atacar en cualquier lugar. Pero antes que pensar en una amenaza mundial y poner el miedo como estandarte, se trata de entender que las soluciones no deben quedar en manos de un solo Estado, sobre todo si éste se ha mostrado incapaz de responder a la amenaza.

El arzobispo de Jos y presidente de la Conferencia Episcopal nigeriana, Ignatius Kaigama, ya ha solicitado la ayuda extranjera. “Necesitamos que se extienda ese espíritu, no sólo cuando ocurre en Europa, sino cuando ocurre en Nigeria, Níger, Camerún y muchos otros países pobres”, le dijo a la BBC. Tiene razón. Es necesario que el mundo ponga sus ojos en Nigeria e intervenga, no para empeorar las cosas, como ocurrió en Irak, sino para mejorarlas. De fondo hay una consigna clara: que todos —católicos, budistas, judíos, musulmanes, ateos— puedan vivir y profesar su creencia en una sociedad que respete la diferencia. Algo que no va a ocurrir mientras el fundamentalismo y la islamofobia sigan tan campantes.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed