Photo Uribe
Logo Small

Sábado 23 de Junio del 2018

Reformar cómo se reforma

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Eduardo Posada Carbó  |

Fecha: 19/09/2014

 

Hay que repetir una y otra vez el interrogante sartoriano: en materia política, ¿sabemos reformar?

El interrogante lo hizo Giovanni Sartori, profesor emérito de Columbia, en un libro que recomiendo con insistencia: ¿en materia política sabemos cómo reformar? Su respuesta fue clara: No. (Comparative Constitutional Engineering, 1997.)

La observación de Sartori estaba quizás más dirigida a los contenidos que a los procesos reformatorios. Desde hace ya mucho tiempo existe una seria preocupación –en todo el mundo– sobre el rumbo y calidad de las democracias modernas. Sartori quiso entonces enfatizar la necesidad de apreciar las funciones de los sistemas electorales como instrumentos idóneos para dar resultados.

Más recientemente, Nadia Urbinati –también profesora de Columbia– ha sugerido revalorar los temas de la representación y los procedimientos democráticos, incorporando de manera más sistemática a la opinión pública (Democracy Disfigured, 2014).

En tales textos, Sartori y Urbinati examinan temas centrales para mejorar la calidad de las democracias, sobre los que hay que volver. En esta reflexión, sin embargo, quisiera ocuparme de un asunto más básico: cómo se aborda –desde el Estado y la ciudadanía– el procedimiento para reformar.

Véase como ejemplo el proyecto de acto legislativo número 18, radicado en el Senado por los ministros del Interior y Justicia el 3 de septiembre pasado (Gaceta del Congreso n.° 458). Se la ha llamado “reforma de equilibrio de poderes y reajuste institucional”.

Sus pasos responden a unos ritos familiares.

Tras sus anuncios en la campaña electoral y en el discurso de posesión, el Presidente y su equipo prepararon el respectivo proyecto, presentado después al parlamento. Su articulado ha sido publicado en la Gaceta del Congreso, de escasa lectura. Lo acompaña la tradicional ‘Exposición de motivos’ –donde el Gobierno explica las razones que animan las reformas–.

Sigue ahora su discusión, en comisiones y plenarias, bajo el trámite exigido por la Constitución. Por fuera de los recintos oficiales, las propuestas son examinadas en columnas de prensa y en otros foros públicos. Se les harán ajustes en el camino y, si son aprobadas en el número de vueltas requeridas, tendremos reforma, sujeta, claro está, al control de la Corte Constitucional.

Quizás he pasado por alto algunas etapas. No obstante, mi interés ha sido simplemente trazar de manera general el procedimiento de nuestras reformas políticas, que, creo, merece mayor atención. ¿Cuántas tesis doctorales se han escrito sobre este tema? Sospecho que no abundan. El asunto no es de poca monta. ¿Existen alternativas? ¿Deberíamos pensar en reformar cómo se reforma? La pregunta es relevante si aspiramos a lograr reformas de alcance duradero. Esta sería la cuarta reforma política desde el 2003.

Solo tengo espacio para unas observaciones adicionales. La primera se relaciona con la cantidad de temas que se acumulan en las reformas constitucionales. El Gobierno los clasificó en tres grandes rubros: disposiciones electorales, administración de justicia, sistema de controles. Las materias abordadas son de por sí extensas, de enorme complejidad. Cada rubro merece atención particular.

Algunos gobiernos anteriores quisieron introducir la modalidad de comisiones de estudios que antecedieran a la presentación de reformas. Se las desprecia con el manido y falso argumento de que aquí todo está estudiado. Pero ellas pueden reunir a expertos y miembros de la sociedad civil, servir para consultar la opinión ciudadana y proyectar las reformas más allá de los recintos del Congreso y sus intereses partidistas.

Hay que repetir una y otra vez el interrogante sartoriano: en materia política, ¿sabemos reformar?

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed